Sergio Montenegro (24), hermano del recientemente condenado “Chunchi” Montenegro -líder de la organización-, cayó el sábado, junto a su novia Jésica Monje (27)

Cuatro meses después de que el líder de una organización narcocriminal que operaba en los barrios Los Hornos y Chaqueño fuera condenado, la Justicia Federal ordenó nuevos allanamientos para desarticular los resabios de un clan delictivo que siguió funcionando a pesar de que su cabecilla se encuentra tras las rejas. Tres domicilios fueron allanados el sábado y como saldo del operativo, que estuvo a cargo de la Brigada Operativa Antinarcóticos de la Policía de Investigaciones (PDI), fueron detenidas diez personas: seis mujeres y cuatro hombres, la mayoría de ellos, miembros del mismo grupo familiar. En tanto, era intensamente buscada una mujer, considerada “un engranaje fundamental de la organización”, informaron fuentes ligadas a la investigación.

Un llamado anónimo allá por septiembre de 2017 alertó a los investigadores sobre posibles puntos de venta de drogas en la zona norte. Las pesquisas que se iniciaron, condujeron nuevamente a un nombre conocido, el de los Montenegro, precisamente a Sergio, de 24 años, hermano menor del “Chunchi”, Juan Eduardo Montenegro (38), condenado el 24 de noviembre pasado como “autor del delito de organización del comercio ilícito de estupefacientes, agravado por la intervención de tres o más personas” y por lo cual recibió 12 años de prisión y multa de $ 30.000.

Junto con Sergio Montenegro fue detenida su novia, Jésica Monje, de 27 años, cuya hermana (Vanesa Monje) esta siendo intensamente buscada por ser considerada una pieza fundamental de la organización. En tanto, cayeron otros cinco miembros de la familia Monje (Cintia, Cristian, Gonzalo, Brian y Jaqueline), otro de los Montenegro (Franco) y una pareja identificada como Francisco Velázquez y Jimena Vega.

Los arrestos producidos el sábado en un operativo de magnitud que estuvo a cargo del jefe de la BOA, Juan Martín Oliva (de la Dirección de Narcocriminalidad de la PDI), tuvieron como eje tres domicilios ubicados en calle Alberdi 7900, Azcuénaga 4300 y Azcuénaga 1600.

El epicentro del operativo en el barrio Coronel Dorrego (Chaqueño) arrojó como resultado el secuestro de medio kilo de cocaína y medio de marihuana, también se secuestraron 2 armas de fuego de grueso calibre cargadas -una pistola 9 mm y un revólver 38 mm-, media docena de celulares y dinero en efectivo, entre otros elementos de interés para la causa.

Según informaron fuentes del caso, lo que se investiga es una red de narcomenudeo, que se extiende en la zona norte y que utiliza ciertos inmuebles como búnkeres para la venta del estupefaciente, los cuales se encuentran rodeados de los llamados “soldaditos”, que son jóvenes armados que garantizan la concreción del negocio ilícito.

Esta mañana, el juez federal Nº 1, Reinaldo Rodríguez, les recibía declaración indagatoria a los detenidos, acusados por infracción a la ley Nº 23.737 de estupefacientes. Los allanamientos (comandados por el director y subdirector de Narcocriminalidad, Gabriel Imhoff; y Fernando Escobar), fueron solicitados la semana pasada por el fiscal federal N° 1, Gustavo Onel, en cuya fiscalía se tramita la causa.

Condena previa

El Tribunal Oral Federal de Santa Fe condenó el 24 de noviembre de 2017 a siete miembros de una organización narco criminal desbaratada en 2016 que operaba en los barrios Los Hornos y Chaqueño de la capital provincial. Los jueces Luciano Lauría, José María Escobar Cello y María Ivón Vella declararon culpable al líder de la organización, “Chunchi” Juan Eduardo Montenegro (recibió 12 años), junto con Grecia Yanina Zeniquel (4 años y medio), María Alejandra Romero, Rodrigo Daniel Ramayo y Claudio Alejandro Zerda (6 años de prisión para cada uno); y Lorena Soledad Werrimpo (3 años de prisión). Durante el juicio oral, que se celebró a puertas cerradas, el fiscal general Martín Suárez Faisal destacó que “la organización que hoy recibió condena integraba todas las etapas del tráfico de estupefacientes menos la producción”.

En la Terminal de Tostado

Por otra parte, en la jornada del viernes -en horas del mediodía-, personal de la Brigada Operativa Antinarcóticos XII (Tostado), llevó adelante un procedimiento en la Terminal de ómnibus de la ciudad, deteniendo a una persona identificada por sus iniciales F.D.G, a quien se le secuestró del interior de su mochila varios panes de marihuana. El individuo viajaba en una unidad de la empresa cooperativa Tal proveniente de la ciudad de Santa Fe.

En tanto personal de la Brigada Operativa Antinarcóticos I de Santa Fe allanó el jueves pasado una vivienda de Pje. Santa Fe al 5900, donde secuestraron 700 gramos de marihuana y 65 gramos de cocaína. En el lugar fueron detenidos un hombre de 33 años y una mujer de 31, quienes fueron puestos a disposición de la Justicia Federal por presunta infracción a la ley de estupefacientes. Allí, también se incautaron nueve celulares, equipos informáticos y 6 mil pesos en efectivo. Interviene el juzgado federal Nº 2 de Santa Fe.