Rusia condenó hoy la expulsión de diplomáticos de su país anunciada casi de forma simultánea por Estados Unidos y 14 países de la Unión Europea, entre otros, y aseguró que responderá a la medida, que pretende “castigar” a Moscú por el presunto envenenamiento de un ex espía en suelo británico.

El Ministerio de Exteriores señaló que sin duda Moscú reaccionará. “Es evidente que el paso hostil de ese grupo de países no quedará sin consecuencias”, añadió, al tiempo que volvió a negar su implicación en el ataque.

Desde el punto de vista de Moscú, las medidas no contribuyen a esclarecer el ataque con un agente tóxico contra el ex espía Serguei Skripal, encontrado inconsciente junto a su hija el pasado 4 de marzo en un parque de la localidad de Salisbury, en Reino Unido.

Catorce países de la Unión Europea, además de Estados Unidos, Canadá y Ucrania, anunciaron este lunes la expulsión de cerca de 90 diplomáticos por el caso del ex agente doble envenenado en Inglaterra Serguei Skripal.

Rusia considera que la expulsión de diplomáticos rusos, que comenzó Londres y que ahora han seguido otros países, supone una continuación de la confrontación y una provocación.

Los aliados de Reino Unido siguen “ciegamente el principio de la unidad euroatlántica frente a la sana razón humana”, señala el comunicado. No hay pruebas objetivas de que Moscú sea responsable del ataque, añade.

Poco antes, la portavoz del ministerio ruso, Maria Sajarova, había acusado a Reino Unido de pretender minar las relaciones de Bruselas con Moscú. “El país que quiere abandonar la UE abusa del factor de la solidaridad”, escribió en su Facebook. Y añadió que Reino Unido fuerza al resto de países de la UE a dificultar la cooperación con Rusia.