Los robos por parte de motochorros a estudiantes que salen de las escuelas se producen a un ritmo de 22 hechos por día en la Capital Federal y el Conurbano bonaerense. En estas tres semanas desde que arrancaron las clases se incrementó un 30% comparado con las estadísticas de 2016.

El dato surge de una proyección publicada por Diario Popular que precisó que “en 2016 hubo alrededor de 3 mil asaltos a alumnos, pero si se mantiene el nivel que llevan hasta ahora, la tendencia indica que este año va a terminar con un total de 4 mil casos”.

El horario en que más episodios ocurren es entre las 11.30 y las 14, mientras que las víctimas preferidas son los estudiantes de secundaria de escuelas privadas.

El botín más común son los celulares, aunque también roban dinero y en algunos casos la mochila.

El especialista en seguridad Luis Vicat precisó a ese matutino que “generalmente van dos ladrones en una moto, ven al adolescente o al grupo de chicos, los encierran y en menos de 3 minutos le sacan todo”.