En Sadop ganaría el no ante la oferta del gobierno.

Los docentes de escuelas públicas nucleados en Amsafé y los de establecimientos privados, en Sadop, definirán este viernes si aceptan la segunda oferta salarial del gobierno provincial o la rechazan y vuelven los paros. Este jueves imperaba en Rosario un clima de rechazo, según adelantaron fuentes de ambos sindicatos. Los estatales se dividieron: UPCN dijo sí y ATE no.

Desde Amsafé, Paulo Juncos precisó que después de la propuesta “empezó el proceso de definición” entre los maestros. El primer paso fue fijar mociones en asambleas por seccional que son votadas este jueves en unas 600 escuelas del departamento Rosario.

“Surgieron seis mociones de las cuales cinco plantean el rechazo a la propuesta por insuficiente y una es por aceptar la propuesta”, dijo el dirigente como un termómetro del debate. Este viernes al mediodía se realizará la asamblea provincial, con los resultados de los 19 departamentos, y se determinará una posición única para toda Santa Fe.

En el caso de los maestros públicos, cobrarán desde marzo 16.500 pesos para un cargo base y 8.458 por 15 horas cátedra. En agosto, se iría a 17.862 pesos el base (un 16,66% de suba frente a febrero) y 9.272 para 15 horas.

La cláusula gatillo un problema

Con otro mecanismo de debate interno, Martín Lucero, titular de Sadop, precisó que en la reunión de delegados de este miércoles “percibimos que el clima no es de aceptación”.

“Hay mucha disconformidad con la aplicación de la cláusula gatillo porque vuelve confusa la propuesta. El gobierno dice que la oferta es de 18% para esta año cuando es solo de 16,9% porque suman la cláusula gatillo del año anterior: nos están pagando con nuestro propio aumento de la paritaria anterior”, dijo, en relación a un punto extra para compensar inflación de 2017.

Lucero profundizó la descripción del “grave error” y planteó: “Si por ejemplo este 2018 se activara la cláusula gatillo y diera 4 ó 5 puntos de aumento para compensar la inflación, uno puede suponer que el año que viene lo van a descontar”.

El secretario de Sadop no limitó sus diferencias en ese ítem y se detuvo en “el tema cuantitativo, porque cuando los impuestos provinciales están aumentando 25, 30 ó 40%, el aumento es de 18”.

Lucero aceptó que, como dijo Sonia Alesso el día de la reunión, esta segunda oferta es “objetivamente mejor” que la primera pero a su criterio “no es buena” y “la provincia puede hacer una propuesta mejor”.