El presidente Mauricio Macri se pondrá a partir de mediados de abril al frente de una nueva mesa de competitividad público-privada para apuntalar el sector de la maquinaria agrícola, como ya hizo con las carnes, los lácteos y la forestación.

La información la dio el secretario de Transformación Productiva del Ministerio de la Producción, Lucio Castro, en el marco del 60° aniversario de la radicación en Argentina de la fabricante de tractores y cosechadoras John Deere, en un acto realizado este miércoles en la planta de Granadero Baigorria, Santa Fe.

“Este es un sector muy importante, porque tiene un gran impacto en muchas comunidades del país desde el punto de vista del empleo”, destacó Castro.

Según el funcionario, la mesa de competitividad de la Maquinaria Agrícola -cuya primera reunión se concretará a mediados de abril- reunirá al presidente y los Ministerios de Producción y Agroindustria con los empresarios y fabricantes para trabajar en tres ejes de trabajo: el financiamiento para la adquisición de maquinaria de origen nacional, la transferencia de tecnología para el desarrollo de un sector agropartista competitivo, y la internacionalización del sector, promoviendo las exportaciones de equipos agrícolas.

El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, quien participó del acto, destacó que la radicación de la fábrica en el Gran Rosario colaboró decididamente al proceso de industrialización que vivió la ciudad hacia fines de los años ’50.

“Muchos talleres y pequeñas fábricas crecieron al costado de John Deere”, subrayó el mandatario, que agradeció la permanencia de la fábrica “en un momento muy especial para la economía argentina, en el que es muy importante poder contar con inversiones reales, con empresas que apuesten al trabajo, al desarrollo y la tecnología”.

Lifschitz aseguró que Santa Fe es una provincia netamente agroindustrial y recalcó que “en la medida que la macroeconomía de un poquito de ventajas y oportunidades, esta provincia arranca sola”.

El CEO global de la compañía, Sam Allem, participó de la celebración junto a todo el personal de la fábrica, proveedores y clientes de la firma.

Allí, destacó que la empresa global mantendrá sus niveles de inversión en el país y puso como ejemplo la reciente adquisición de la firma local King Agro, que desarrolló los innovadores botalones de fibras de carbono para pulverizadoras.

“Con el agregado de King Agro expandimos aún más nuestra capacidad exportadora”, indicó.

En conferencia de prensa, Allem reveló que había tenido la posibilidad de conversar a solas con Macri, y tuvo palabras de elogio hacia el Presidente.

“Me manifestó de forma enfática su compromiso con el campo y los agricultores argentinos; diría que sus acciones han sido consistentes con lo que me dijo”, afirmó.

De la fábrica salen en la actualidad dos modelos de tractores y una cosechadora, que se ensamblan con una participación de al menos 50 por ciento de componentes nacionales.

Pero el producto estrella son los motores que se producen aquí y se exportan para equipar la maquinaria agrícola y vial que la marca fabrica en Brasil.

La planta de Granadero Baigorria es una de las seis fábricas de motores que tiene John Deere en todo el mundo: las otras están en Estados Unidos, México, Francia, China e India. Hace 60 años, de aquí salía el viejo tractor 730.

Ahora se hacen 92 modelos diferentes de motores: van desde 45 a 350 HP, desde 2,9 litros a 9 litros de cilindrada.

Fundada en 1837 en Estados Unidos, la empresa John Deere es desde hace varios años la mayor exportadora del rubro.

La empresa realizó sus primeros negocios en la Argentina en 1894. Pero lo que celebró hoy fue la radicación de su planta industrial en Granadero Baigorria, en 1958, hace 60 años.