El juez en lo Comercial 12 porteño, Hernán Diego Papa, tiene en su despacho un pedido de quiebra del banco de Cristóbal López.

Se trata del ahora ex Banco Finansur. La entidad financiera, luego de que el juez federal Julián Ercolini aceptó el planteo del Banco Central (BCRA) de levantar la inhibición general de bienes, pasó a depender del Banco Galicia, el 8 de marzo.

El juez Papa designó al estudio Silva Medina y Asociados como síndico de la sociedad y, si acepta la tarea, deberá analizar el pedido de quiebra a partir del análisis contable de los activos y pasivos.

El ex Banco Finansur no es muy grande, pero allí cobran, entre otros, trabajadores de las empresas del Grupo Indalo. Al Banco Galicia pasaron ocho sucursales, 188 empleados y ocho mil cuentas particulares.

Cristóbal López recuperó la libertad -junto a su socio Fabián De Sousa- el 16 de marzo. De todas formas, su salida de la cárcel no estuvo exenta de polémicas. El propio presidente Mauricio Macri cuestionó la decisión de la justicia y la tildó de “inentendible”. Ante eso, el camarista Eduardo Farah, uno de los jueces que votó a favor del empresario, salió al cruce. “El fallo está bien dictado”, destacó.

Sin embargo, pese al beneficio recibido, Cristóbal López sufrió un traspié judicial a los pocos días. El juez nacional Javier Cosentino, que entiende en el concurso preventivo de la empresa Oil Combustibles (nave insignia del Grupo Indalo) decidió intervenir la empresa y separar a Ignacio Rosner y Santiago Dellatorre.

Los interventores nombrados deberán regularizar los pasivos y activos de la empresa y dar un reporte detallado al juez de cuáles son los balances y condiciones comerciales de la entidad. El magistrado resolverá de fondo la situación de OIL Combustibles en 180 días.