Los administradores judiciales de Oil Combustibles solicitaron a la Afip (Administración Federal de Ingresos Públicos), el principal acreedor de la concursada petrolera, que emita una determinación para saber si está dispuesta a flexibilizar su posición de cobro de la deuda contraída a su favor, y en caso negativo, peticiona a la Justicia que acelere los pasos para determinar la quiebra del grupo económico.

El carácter de urgencia a dicho reclamo responde a que los números actuales hacen que la compañía sea “financieramente inviable”.

Por tal razón, el juez que interviene en la causa concursal de la petrolera convocó a las partes, Oil y Afip, a que se vean las caras el próximo lunes, a partir de las 10 AM, en la sede del Tribunal para que el organismo recaudador conteste a dicho requerimiento.

La deuda pre concursal de Grupo Indalo, propietaria de Oil Combustible, con la Afip ascendía a unos 8.000 millones de pesos, actualizados a unos 17.000 millones. Y la deuda post concursal es hoy valuada en unos 2.000 millones de pesos.

De este último monto, el ente fiscal embargó cuentas bancarias por un total de 670 millones, lo que hizo que la compañía colapsara a tal extremo de quedarse sin crédito para comprar materia prima. Vale decir que aún Afip debe cobrarle otros 1.300 millones de pesos.