El gobernador Miguel Lifschitz viajó ayer a Buenos Aires para reunirse con el presidente del directorio de YPF, Miguel Angel Gutiérrez, e interesarlo en gestionar la Refinería San Lorenzo.

“Nos llevamos como dato positivo que tanto en la coyuntura como en la solución de fondo, YPF tiene interés y está dispuesta a participar y colaborar”, informó al término del encuentro.

Lifschitz, Ciciliani y Geese, con el presidente de YPF

La refinería, propiedad de la concursada Oil Combustibles, está paralizada desde hace casi dos semanas como consecuencia de la crítica situación en la que entró el grupo empresario liderado por Cristóbal López.

Envuelta en una complicada situación jurídica, la refinería, que ocupa a 400 trabajadores en forma directa, ve limitada la posibilidad de incorporar inversores y su mercado está a merced de la competencia.

Al término de su participación en el acto por el cual se celebraron los 60 años de la fábrica de John Deere en Argentina, el gobernador adelantó su intención de viajar a Buenos Aires para gestionar un salvataje de parte de la petrolera de bandera.

“La única alternativa que vemos es que la tome YPF, ya que es difícil que otra operadora la quiera tomar para mantener la actividad”, advirtió. Admitió que podría haber interés privado en aprovechar los depósitos y el frente portuario, pero ratificó que el objetivo de la provincia y de los trabajadores es que mantenga su funcionamiento como refinería.

Al término del encuentro con Gutiérrez, Lifschitz dijo que “YPF conoce muy bien la situación” de la planta de San Lorenzo y reveló que “han estado analizando su situación, aunque no pueden intervenir hasta que no haya una definición del juez”, explicó.

Lifschitz resaltó la predisposición y rápida respuesta a la reunión que solicitó. “Hace 48 horas hubo un cambio importante en la situación jurídica, porque el juez dispuso una intervención directa, desplazó a los anteriores directores y dispuso una administración a través de funcionarios”, recordó.

Y señaló que a partir de ahora se abren las perspectivas para encauzar la situación en dos etapas: una transitoria, para tratar de mantener en funcionamiento la refinería y bocas de expendio; y otra que pasa por una solución más de fondo, de acuerdo a cómo avance la causa judicial. Del encuentro también participaron la ministra de la Producción y la secretaria Energía.

Mefro Wheels

El gobernador santafesino se refirió a la crisis laboral de la región pero se negó a hablar de “problemas generalizados”. Dijo que hay situaciones “puntuales”, como la de la fábrica de llantas Mefro Wheels, que “venía con problemas desde hace dos años”.

“Hicimos un esfuerzo muy grande para lograr un salvataje pero no estaría resultando”, dijo.