Lázaro Báez está preso por la causa de la ruta del dinero K

El empresario Lázaro Báez, detenido e investigado en la ruta del dinero K, fue testaferro de Néstor Kirchner. Así lo aseguró un documento que reveló que el empresario tenía esa relación comercial con el expresidente y que ya tiene en su poder el juez Sebastián Casanello, quien investiga la causa principal.

La información surge de un reporte de la consultora World Check, que es una base de datos mundial que recopila información sobre Personas Políticamente Expuestas, para evitar “sorpresas” financieras de quienes invierten su dinero en bancos. El informe señala que Báez fue testaferro de Kirchner y, además, lo relaciona con Sergio Acevedo, el exgobernador de Santa Cruz, y con el teniente coronel retirado Diego Palleros, involucrado en el tráfico de armas.
Luego del reporte que emitió World Check el banco suizo Lombard Odier abrió la cuenta 608663 a nombre de la Fundación Kinsky, que es de la familia de Báez. Además de tener este informe en su poder, Casanello también cuenta con los detalles de los movimientos de la cuenta de Báez y sus hijos: hubo transacciones que superaron el millón de dólares.
La clave de la información documental está en parte de los movimientos que el magistrado estudia desde una de las cuentas: en diciembre de 2012, por ejemplo, hubo dos giros de 5 millones de dólares cada uno desde la Fundación Kinsky hacia Helvetic Services Group, vinculada con la financiera SGI, llamada popularmente “La Rosadita”.
El juez precisó que la cuenta 608663 se cerró el 20 de mayo de 2015. Ese día, Martín Báez, hijo de Lázaro, pidió que le transfieran del saldo total y disponible a otro banco, pero de las islas Bahamas. Después, solicitó el cierre definitivo.