Stacy teme por su salud

“Es una nueva tendencia muy peligrosa. No me había dado cuenta de los peligros y los riesgos”, admitió Stacy Marie Delguidice, conocida como Star Delguidice.

Se trata de una mujer británica, quien debió engordar unos 19 kilos para acumular grasa, que luego le implantaron en sus labios y glúteos, en una operación que duró siete horas y le costó más de 20 mil dólares.

“Nunca he sido feliz con la forma en que me veía. Solía ​​ser talla cero, realmente delgada, y mi trasero era muy plano. Pero realmente echo de menos mi trasero de antes”, confesó Delguidice en una entrevista en la cadena británica Channel 5.

Allí, en el programa “This Morning”, la mujer se mostró de pie y afirmó que los nuevos implantes le causan dolor cada vez que quiere sentarse, incluso cuando conduce un vehículo.

“Realmente no me di cuenta de lo que iba a ser y me causó gran ansiedad”, sostuvo la mujer que en Facebook se describe como una “estrella plástica” y “adicta a la cirugía”.

La de los glúteos y la boca no fue la primera operación de Delguidice, ya que con anterioridad gastó unos 277 mil dólares en la nariz e implantes para mejillas y pechos, entre otros procedimientos.

Los científicos advierten sobre el riesgo de los implantes de glúteos, que pueden incluso causar dolencias crónicas. Un estudio de hace varios años demostró que de los 2.226 participantes que se hicieron implantes, 848 -el 38 %- reportaron complicaciones tras la operación, según RT.

De acuerdo con ese medio, el 7,9 % de los pacientes se quejó de una hernia incisional, que ocurre cuando “las personas se inclinan y la incisión puede separarse”, comentó un coautor del estudio.

Por su parte, el 5 % necesitó la revisión del implante y más del 4 % experimentó dolores a lo largo de más de 12 semanas.

Otros 4 % desarrolló seromas, lo que significa que el líquido se acumuló debajo de la piel. Asimismo, en el 3,8 % de los casos se necesitó la extracción de los implantes a causa de dolor y por seromas crónicos, según el estudio.