El proyecto para despenalizar el aborto empezó hoy su paso por el Congreso.

El proyecto para la despenalización del aborto comenzó su camino en el Congreso. Como primera instancia, hoy pasó por un plenario de la Cámara de Diputados, que definió el cronograma de uno de los primeros debates del año de los legisladores. La reunión empezó a las 18.30 entre las comisiones de la Legislación General, que preside Daniel Lipovetzky (PRO); de Salud, a cargo de Carmen Polledo (PRO); de Familia, Alejandra Martínez (UCR-Jujuy) y de Legislación Penal, que encabeza Gabriela Burgos (UCR-Jujuy).

Además del proyecto de “Interrupción Voluntaria del Embarazo”, de la Campaña Nacional por el Aborto Legal Seguro y Gratuito, hay otras siete iniciativas presentadas ante este plenario. Algunas profundizan en las obligaciones del Estado, mientras que otras se enfocan en cambiar algunos artículos del Código Penal.

La propuesta de la Campaña tiene como cabecera las firmas de Victoria Donda, por Libres del Sur; Brenda Austin, de la UCR; Mónica Macha, de Unidad Ciudadana; y Romina del Plá, por el Frente de Izquierda.

Mientras que el resto están encabezados por el aval de los diputados Daniel Filmus; por el Frente Para la Victoria-PJ; Araceli Ferreyra, por Peronismo para la Victoria; Mayra Mendoza, por el Frente Para la Victoria; Teresita Villavicencio, por Evolución Radical; y Marcelo Wechsler y Sergio Wisky, por el PRO. Según Clarín, este último presentó dos, que son complementarios entre sí.

“Invito a que seamos capaces de tener la madurez colectiva y la responsabilidad cívica de tener el debate que merecemos”, resaltó en el plenario la diputada Brenda Austin, de la UCR. “Sobran argumentos, sobran ejemplos de derecho comparado, de las distintas miradas que estamos dispuestos a dar dentro y fuera del Congreso”, agregó.

En la misma línea, Romina del Plá, diputada por el Frente de Izquierda, dijo que se llegó a esta instancia “después de enormes movilizaciones y luchas”. “Celebro que estemos acá y que no hayamos puesto bajo la alfombra las mujeres que mueren por el aborto clandestino”, aseveró la dirigente. Pero cuestionó que hasta ahora solo se escuchaba la voz de la Iglesia Católica. “Esto es muy serio. Venimos sufriendo el resultado de intereses privados sobre nuestros cuerpos, sobre nuestro derecho a decidir”, criticó.

En medio del debate, la diputada Cecilia Moreau, del bloque massista Unidos por una Nueva Alternativa, pidió que se discutieran otros temas que afectan a la población. “El Congreso no puede quedar inmovilizado. No podemos olvidarnos de otras cuestiones que está sufriendo la sociedad, como el hambre, el desempleo y la inflación”, argumentó.