El programa rafaelino es puesto como ejemplo en el país.

Durante febrero y marzo, los centros del programa estuvieron acompañando la preparación de exámenes. Desde este lunes 19, se empezará a trabajar en el día a día de los estudiantes que asisten a escuelas secundarias de la ciudad. El año pasado asistieron más de 370 alumnos.

El Programa Bicentenario de Inclusión Educativa inicia formalmente este lunes 19 de marzo el noveno año de trabajo junto a los estudiantes secundarios rafaelinos, y se prepara para acompañar en este camino a cientos de jóvenes ​de ​diferentes sectores de la ciudad.

Los tradicion​al​es encuentros semanales en cada uno de los centros barriales, se pondrán en marcha con la presencia de un equipo docente compuesto por más de 20 profesores de las distintas áreas, y por un grupo de tutores que seguirán el día a día de los participantes.

Este año, los centros de Inclusión Educativa continuarán funcionando en la Sede Vecinal de barrio Monseñor Zazpe (Zafetti 1400); en la Sede Vecinal de Barrio Fátima (E. Oliber 950); en la Sede de la Federación de Entidades Vecinales en barrio Malvinas Argentinas (500 Millas al 100); en el SUM de la Pileta Municipal Granja El Ceibo de barrio Italia (J. V. González y Chaco); y en la Escuela Nº 615 de barrio San José.

Durante el 2017, fueron 370 los estudiantes que pasaron por los centros del programa y asistieron a las clases que se brindan para reforzar los contenidos vistos en las escuelas. Un apoyo que hace foco no sólo en el desempeño académico, sino también en favorecer la creación de vínculos y en incrementar el capital cultural. Desde sus inicios, más de 2.250 jóvenes conocieron los beneficios del programa.

Como sucede cada año, la mayor parte de los estudiantes que asisten pertenecen al 1º año de la secundaria. De todas maneras, un buen número de alumnos de otros años se mantiene como parte del programa y no deja de asistir hasta completar sus estudios.
Durante los últimos días de diciembre, los coordinadores de Inclusión se comunicaron con las distintas escuelas primarias de la ciudad, con el fin de tomar contacto con las familias de los estudiantes que en este 2018 ingresaron a primer año, para asesorarlos sobre los trámites vinculados a la inscripción en las escuelas y para convocarlos a participar de algunos de los centros del programa.

Estas entrevistas se desarrollaron durante el mes de febrero, al mismo tiempo en que los docentes de cada uno de los centros retomaron las tareas para la preparación de los exámenes de quienes todavía tenían materias por rendir.

Ahora, tras el inicio de las clases en las escuelas, será el turno de retomar las actividades habituales, con el objetivo de garantizar que en este 2018, la educación ​siga siendo​ un camino posible.