Aceiteros de Rosario rechazaron el 15% de aumento salarial.

Los trabajadores aceiteros agrupados en la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de algodón y afines de la República Argentina, que en la región tiene su zona de actuación en Rosario y la localidades situadas al sur de la urbe, realizaron, en Buenos Aires, su plenario anual ordinario donde se debatió el actual modelo político y sindical que impulsa el gobierno nacional, con una ofensiva manifiesta sobre los derechos laborales -según consignaron- y se definió el rechazo a la imposición de un tope en los incrementos salariales en la própxima discusión paritaria.

Además, dejaron en claro que se rechaza la propuesta del 15 por ciento de incremento anual que impulsa la Nación y que ya varias asociaciones gremiales aceptaron, tal el caso de sus pares sanlorencinos (Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros del departamento San Lorenzo) y sindicatos de peso como Empleados de Comercio y los colectiveros de UTA, entre otros.

Según se expuso, las patronales “avanzan en una nueva intención por recortar los derechos de los trabajadores” y tal como aconteció en diciembre cuando “se negaron” a abonar un premio de fin de año (o suma no remunerativa extraordinaria, tal como el gremio la designa) “ahora se alinean, sin argumento alguno, a un techo paritario con la baja que pretende imponer el gobierno nacional, con un eje completamente ajeno a los intereses de los trabajadores como es el cálculo porcentual de una presunta inflación futura en base a metas planteadas por el propio gobierno”. La mención corrió por cuenta de Daniel Yofra, secretario general de la Federación.

Y así como el plenario rechazó cualquier limitación a la negociación colectiva, también se pronunció en contra de una modificación del Convenio Colectivo que pretenda “flexibilizar algunos aspectos por la parte empresaria, tal como el avance de la reforma laboral que es regresiva e inconstitucional”.

“El salario no lo fija un porcentaje arbitrario de un gobierno ni de una patronal, al salario lo fijan las necesidades de los trabajadores”, enfatizó Yofra, quien también dejó en claro que las aceiteras y agroexportadoras “no padecen ninguna dificultad económica, y por ende, cualquier incremento salarial les resultará simple de afrontar gracias a los múltiples beneficios que continúa recibiendo del gobierno nacional, como la quita de retenciones y la rebaja de aportes patronales, que junto a la devaluación de 2018 no hicieron más que sumarle rentabilidad a sus ya extraordinarias ganancias”.

En conclusión, el 9º Plenario de los aceiteros determinó un posicionamiento firme con vista a la pronta apertura de discusiones partidarias, a la vez que se facultó a la Federación a iniciar “las medidas de fuerza a nivel nacional que considere necesarias”.

El encuentro sirvió para que participaran otros actores de la vida política y social nacional, la mayoría emparentados con la oposición y en especial con el kirchnerismo, tales como el diputado nacional Axel Kicillof, la economista Julia Strada, la socióloga Paula Abal Medina, el abogado previsional Luciano González Etkin, el economista José Castillo y el periodista Diego Genoud. A ellos se sumaron dirigentes sindicales como Pablo Moyano (Camioneros), Sergio Palazzo (Bancarios), Ricardo Peidro (Aapm CTA-A) y Rubén Sobrero (Ferroviarios Haedo).