Podrá dar fe de esto un pequeño hincha de Instituto que este domingo en el estadio Mario Kempes vivió en carne propia lo que significa y se siente ser fanático de la Gloria.

Según contó Mundo D, los testigos relataron que este niño quería comprarse una camiseta en los alrededores del Kempes para ingresar con una vestimenta “acorde” a ver el partido ante Nueva Chicago, por la fecha 19 de la B Nacional.

Pero su madre no logró conseguir un talle para él ante los vendedores que se ubican en las adyacencias del estadio.
Pero allí hubo un hincha de Instituto (de los hinchas de verdad), que escuchó su historia.

Y tomó una decisión de esas que dejan huellas: se sacó su camiseta y se la regaló al pibe, que entró feliz y contento al Kempes, con su camiseta de Instituto.

La foto y la historia fue contada por su propia madre, Vero, en Facebook. Y, claro, se llenó de comentarios y compartidos.

“Hoy en la entrada del Kempes mi hijo me pedía una camiseta, no pudiendo encontrar más que talles pequeños, se acercó un glorioso y le obsequió su camiseta. Un gesto que hoy en día no se ve muy a menudo. Mi hijo se quedó mudo, sin saber que decirle. Gracias glorioso anónimo”, contó.