El costo de vida en los barrios populares de Rosario volvió a subir en marzo y se calcula que una familia necesita $21.023 para cubrir sus necesidades básicas. El dato se desprende de un informe de CESO (Centro de Estudios Económicos y sociales Scalabrini Ortiz), según el cual el incremento significa un 4,5% más que en diciembre de 2017.

El trabajo –que a diferencia del Indec toma como eje una canasta de productos modesta de barrios periféricos rosarinos- indicó también que en las zonas más vulnerables la población prácticamente no tiene capacidad de ahorro y gasta todo su ingreso para satisfacer las necesidades de alimentación, transporte y servicios.

También se desprende del estudio que el salario mínimo, vital y móvil apenas alcanza a cubrir la mitad de la mencionada canasta y que el principal incremento volvió a ser liderado por los alimentos, cuyo costo trepó en marzo a $8.525 por familia.

“Es necesario plantear de forma urgente medidas concretas para revertir esta situación, porque este ajuste al bolsillo golpea de forma violenta e injusta a los sectores más vulnerables, quienes con los aumentos y tarifazos ya no pueden hacer frente ni a las necesidades mínimas”, sostuvo Lucila De Ponti, diputada nacional del Movimiento Evita.