El material bélico faltante abrió la polémica y una investigación judicial.

La Cámara Federal de Rosario confirmó el procesamiento que dictó en mayo de 2016 el juez Carlos Vera Barros, por el cual cinco militares irán a juicio por el faltante de miles de balas calibre 9mm que estaban almacenadas en el Batallón de Arsenales Nº 603, de Fray Luis Beltrán, irregularidad que se descubrió a fines de 2014.

Entre los que serán juzgados están quienes eran primer y segundo jefe del establecimiento militar, coronel de arsenales Guillermo Bonnefus y teniente coronel Adalberto Fernández, respectivamente. También Jorge Luis Giandinotto (capitán de arsenales), Germán Alberto Vázquez (sargento de arsenales) y Elio Germán Villarrubia (sargento ayudante de arsenales).

Todos los mencionados habían sido pasados a retiro cuando empezó la causa judicial, aunque siempre estuvieron en libertad.

La denuncia penal fue formulada en diciembre de 2014 por el coronel Raúl Sánchez al asumir como jefe en el Batallón, denominado “San Lorenzo”. Allí detectaron un faltante de balas calibre 9mm estimado en alrededor de 20 mil unidades. Al tiempo, el propio Ministerio de Defensa de la Nación se sumó como querellante.

La investigación, impulsada por el fiscal federal Mario Gambacorta —ahora reemplazado por Claudio Kishimoto— y por el titular del Juzgado Federal Nº 3, Carlos Vera Barros, está prácticamente agotada y resta la elevación a juicio.

Negligencia

“Se advierte que todos los implicados procedieron mediante un accionar negligente e inobservante de las reglamentaciones y del procedimiento operativo”, definieron los funcionarios judiciales, quienes escogieron la figura de “malversación de caudales públicos”. Ello “contempla el supuesto en el cual la actitud asumida por el funcionario público se circunscribe a permitir o facilitar por imprudencia negligencia o incumplimiento de los deberes a su cargo, la sustracción por un tercero de caudales públicos cuya custodia ha sido confiada”.

El procesamiento dictado por Vera Barros fue confirmado por la Sala 4 de la Cámara Federal de Apelaciones de Rosario. La resolución lleva la firma de Lorenzo Barbará y Jorge Gallino. Elida Vital no votó en conformidad.

El Batallón de Arsenales Nº 603, cuyo principal destino era almacenar lo producido en la Fábrica Militar y que quedaba para uso de las fuerzas, permanece inactivo desde 2015, cuando el entonces ministro de Defensa Agustín Rossi ordenó cerrarlo. Fue un día después de negar que faltaran municiones.

Al trascender al otro día el faltante, ordenó trasladar el material bélico que estaba en los depósitos y cerrarlo.

Por estos días, distintos medios de la zona del Cordón indican que entre las alternativas para destinar el predio está la de otorgarlo a capitales privados para un desarrollo industrial o, por iniciativa del gobierno nacional, hacer una cárcel federal de gran envergadura, ya que Santa Fe no tiene una de esas características. Ninguna voz oficial confirmó esa versión.