De esta manera, la autoridad lleva colocados más de u$s 723 millones desde el lunes 5 de marzo cuando, tras siete meses de ausencia, volvió a mostrarse en la plaza. En la semana, la autoridad monetaria desembolsó unos u$s 540 millones y logró mantener el dólar sin cambio con respecto a los cinco días previos.

En la rueda, la moneda norteamericana tuvo un recorrido dispar con una suba de cinco centavos en el primer tramo (tocó máximo intradiario en los $ 20,66) y una caída significativa a partir de la renovada aparición del Banco Central con ventas en el sector donde operan bancos y empresas luego de tres días de no intervención.

El billete se movió en sintonía con el segmento mayorista, donde la divisa se hundió 16 centavos a $ 20,21, con un volumen operado que llegó a los u$s 1.091 millones, y con la mayor intervención desde agosto por parte del BCRA, considerando que ésta superó los u$s 300 millones, indicaron desde ABC Mercado de Cambios.

La demanda por cobertura estuvo muy activa desde el comienzo de la jornada impulsando subas del tipo de cambio que, en los momentos de mayor presión compradora, lo llevaron a máximos en los $ 20,39, poco más de cuatro centavos arriba del cierre previo. La aparición del Banco Central en el mercado frenó la corrección alcista inicial y, intervenciones agresivas mediante, generó una reversión de la cotización que inició una baja que se fue acentuando hasta el final.

Las ventas oficiales barrieron con las posturas de compra pendientes de ejecución y llevaron al dólar a tocar mínimos en los $ 20,21 registrados sobre el final de la sesión. En la semana, el mayorista terminó la semana con una pérdida de seis centavos.

El analista Gustavo Quintana indicó que la estrategia oficial recreó un escenario de alta volatilidad del tipo de cambio y luego de haber tolerado un deslizamiento que le hizo orillar los $ 20,40 utilizó sus mecanismos de intervención para acomodarlo otra vez con un techo de $ 20,20″.

Agregó que “el flujo de ingresos de los grandes exportadores se demora algo en hacerse presente en el mercado exigiendo que la autoridad de control subrogue su actividad asumiendo el papel de principal oferente para evitar un salto importante en la cotización”.

En el mercado de dinero entre bancos, el “call money” operó estable a un promedio del 25,5% TNA y en “swaps” cambiarios se pactaron u$s 273 millones para tomar y/o colocar fondos en pesos mediante el uso de compra-venta de dólares para el lunes y martes. Las Lebac en el mercado secundario se operaban al plazo de 5 días a 26,1% TNA, y la de 180 días al 25,4% TNA.

En el mercado de futuros del ROFEX se operaron 642 millones, de los cuales el 30 % se operó para fin de mes a $ 20,3750 con una tasa implícita del 21,08 % TNA y el plazo más largo fue diciembre, que cerró a $ 23,97 a una tasa del 20,9% TNA.

En la plaza paralela, en tanto, el blue subió siete centavos a $ 20,89 y cerró en un nuevo récord, según el relevamiento de este medio en cuevas del microcentro porteño. De esta manera, acumuló en la semana una alza de 28 centavos. En tanto, el “contado con liqui” bajó seis centavos a $ 20,23 (en la semana perdió nueve centavos).

Por último, las reservas del Banco Central disminuyeron este viernes u$s 265 millones, hasta los u$s 61.686 millones.