El ministro de Seguridad santafesino, Maximiliano Pullaro, anunció ayer que la provincia será pionera en la implementación de un equipo de 25 forenses especializados en seguridad vial. Lo hizo en el marco del lanzamiento del programa de reeducación para condenados de delitos viales, que se instrumentará entre los poderes Ejecutivo, Judicial y la ONG Compromiso Vial.

Del acto también participó el ministro de Justicia, Ricardo Silberstein, y el fiscal General, Jorge Baclini, quien anticipó que el Ministerio Público de la Acusación contará con una Unidad de Delitos Viales, que investigará expedientes que se tramitan con muertes y lesionados en accidentes de tránsito.

En ese marco, el ministro Pullaro anunció la puesta en marcha de un cuerpo especializado de forenses en siniestralidad vial dentro de la Agencia Provincial de Seguridad Vial.

Serán 25 agentes que recibirán capacitación del Instituto de Seguridad Pública y el Ministerio Público de la Acusación (MPA), y que serán distribuidos en Rosario, la capital provincial y el resto de los Nodos santafesinos.

“Si se dan más esclarecimientos haremos a futuro más incorporaciones. Estamos llamando al ingreso”, dijo el ministro para ponderar positivamente los talleres de concientización hechos el año pasado en la Justicia con infractores viales, que desembocaron en el programa de reeducación para condenados que ayer se puso en marcha.

En el acto también participó la integrante de la ONG Compromiso Vial, Mónica Gangemi.

En 2017 fueron 12 las charlas que se realizaron y que fueron dictadas por psicólogos sociales.

“Todas apuntaron a la concientización de que la siniestralidad vial es un delito”, destacó Pullaro y subrayó que el MPA llevó a participar de estos a 21 condenados en Rosario.

En este contexto, y fruto de la articulación de políticas entre el Ejecutivo y el Poder Judicial, el fiscal General recordó que desde 2014 está en marcha una unidad fiscal dedicada a la investigación de homicidios culposos. La misma está a cargo de 4 fiscales, y a ella se agrega un área específica en la que confluyen los expedientes en los que se investigan lesiones culposas en accidentes de tránsito.

A partir de este trabajo conjunto y de la puesta en marcha del programa junto a la ONG Compromiso Vial, Baclini adelantó que en el corto plazo “la idea es generar una sola unidad fiscal en estas cuestiones, con una ampliación de competencias para que los hechos culposos en accidentes de tránsito pasen a esta sola unidad”.

De esta forma, los casos podrían agruparse en condenas en homicidios, y luego sumar otros expedientes en dictámenes con probation y otros de menor entidad, donde se podría resolver a través de criterios de oportunidad, como la mediación.

“En un tiempo no extendido, y mediante los nuevos concursos de fiscales de este año, esta idea sin dudas se podría implementar”, estimó Baclini.

A la vanguardia

Por su parte, la responsable de Compromiso Vial, Mónica Gangemi, destacó que la experiencia de la reeducación de condenados viales “es un avance que ubica a Santa Fe a la vanguardia en innovación, y coloca a la problemática en el lugar de gravedad que significa la violencia vial”.

La principal tasa de mortalidad entre personas de hasta 35 años son los accidentes de tránsito.

Tras agradecer la gestión del Estado en esta propuesta, Gangemi recordó que la iniciativa “surgió de ciudadanos que padecen pérdidas irrecuperables de seres queridos, y que venimos a realizar un trabajo colectivo”.

“El curso no dará la capacidad del arrepentimiento del delito cometido, pero sí una reflexión más profunda respecto del daño que se produjo”, dijo y subrayó los aspectos también preventivos a la hora de conducir.

Baclini suscribió los argumentos de Gangemi: “Se debe entender la gravedad del delito que se cometió; no dará arrepentimiento, pero sí un estado de reflexión importante”.

El objetivo del programa es analizar las conductas de riesgo, revisar la conducta delictiva, promover el cambio de actitud y reducir la reincidencia.

“No tienen conciencia de que cometieron un delito”

El ministro de Justicia santafesino, Ricardo Silberstein, participó en el lanzamiento del programa de reeducación para condenados viales. En ese ámbito, diferenció el concepto de accidente “de un delito donde se produce una muerte”.

Tras ponderar el trabajo coordinado entre esferas del Estado y la participación de la comunidad a través de la ONG Compromiso Vial, fue a fondo con una concepción aggiornada para comprender la accidentología.

“En general, los victimarios de un homicidio culposo no tienen conciencia de que cometieron un delito. Y también se banaliza y está invisibilizado. Todo esto va acompañado por un sistema judicial que, en muchos casos, se insensibiliza frente al dolor, ya que se afrontan crímenes agravados y un siniestro vial se termina viendo como una suerte de delito menor”.

En su análisis, el ministro también incluyó a los abogados, que bajo la misma óptica “lo ven como un caso, como algo económico. Pero acá hay una muerte y no es un caso”.

Basado en este razonamiento, Silberstein recordó que los talleres de concientización “sirven para que se entienda que se cometió un delito”. Para dimensionarlo, razonó: “No es lo mismo alguien distraído con el celular que alguien que pasa un semáforo en rojo alcoholizado”.