Thiago es un niño que le está dando batalla al cáncer de ojos. Está internado en el Hospital Garrahan, su segunda casa. Como todo nene, tiene sueños e ilusiones. No quiere juguetes o disfraces de súperhéroes, anhelaba conocer a Abel Pintos. Y su sueño se hizo realidad.

“Hola Abel Pintos, soy Thiago. Te quiero contar que estoy en el Garrahan internado porque tengo cáncer en la vista, me tengo que sacar los dos ojitos. Hice dos años de quimioterapia, me curé, pero volvió. Acá estoy luchando. En todo el tratamiento escuché tus canciones. Te quiero conocer y te amo”, dijo en un video donde exclamó su mayor deseo.

“Hice dos años de quimioterapia, me curé, pero volvió. Acá estoy luchando. En todo el tratamiento escuché tus canciones. Te quiero conocer y te amo”, añadió antes de ponerse a cantar.

Mientras Thiago dormía la siesta, ocurrió el mágico momento. Abel ingresó a su habitación y lo sorprendió. La emoción invadió a todos y las imágenes del video hablan por sí solas.