Los operarios encontraron el túnel bajo una losa.

Integrantes del Centro Económico del departamento Caseros se sorprendieron esta mañana con un hallazgo particular: mientras levantaban el piso de una habitación que será remodelada, encontraron una loza que cubría la entrada a un túnel. No es la primera vez que les sucede pero, en este caso, se dio en una fecha muy especial.

Este 16 de marzo se celebra el 185º aniversario del natalicio de Carlos Casado del Alizal. La figura del hombre que fundó Casilda y otros pueblos de alrededor, en el siglo de XIX, está íntimamente ligada a este tipo de construcciones. Para los especialistas no es casualidad de que existan tantos pasadizos subterráneos, sobre todo en la parte céntrica de la localidad.

“Tenemos la hipótesis de que estas construcciones eran utilizado con diferentes fines. Son de un estilo italiano”, detalló Evaristo Aguirre, historiador local. Algunos lo asocian a refugios para la época de los malones, otros a cuestiones de contrabando y mafias. Fuera como fuera, son un pedazo de historia de la ciudad.

Casildaplus.com tuvo la oportunidad de acceder a un documento histórico, que data de 1937 y fue rubricado por el escribano público Juan Olsina. En el mismo se detalla un plano exacto de la manzana Nº29 de la ciudad. Justamente, el cuadrante donde se dio el hallazago y que está rodeada por las calles Buenos Aires, Hipólito Yrigoyen (ex Santa Fe), Mitre y San Martín. Efectivamente se puede afirmar que el 75% de esa parcela fue destinada a los herederos del fundador de la ciudad, lo que hace pensar que los túneles fueron una idea suya.

El pasadizo que se encontró este viernes por la mañana en el Centro Económico baja hasta una habitación que tiene paredes y piso revocados, pero no tiene una salida. La misma fue tapada por cuestiones que se desconocen. De todas formas, hace un par de años en el mismo lugar se halló otro túnel bajo una oficina que conecta con el Cine Libertador.

La intriga continúa. Cada vez son más los pasillos subterráneos que se encuentranen Casilda y, evidentemente, sus caminos encriptan un misterio que nadie ha podido descubrir.