Imagen ilustrativa.

La versión se hizo insistente desde hace un par de días e incluso habría legado al despacho del intendente, aunque por el momento, no se haya expedido públicamente, tal lo informado por el sitio Baigorria Informa.

Hoy, las instalaciones del predio militar están prácticamente sin uso. Desde que estalló el último escándalo por venta ilegal de armas, durante la gestión en la que Agustín Rossi tuvo a su cargo el área de Defensa, el futuro de la guarnición militar pareció quedar echada, y desde entonces, al actividad fue minándose.

¿Qué hacer con semejante predio? El gobierno nacional evaluó reconvertirla, pero no pasa de una base de apoyo logístico. Una de las alternativas es su venta, o la asociación con capitales provados para algún desarrollo industrial y/o comercial. Ahora, la apuesta sería la de una cárcel de jurisdicción federal.

Para Fray Luis Beltrán, un entendimiento de tal magnitud concitaría en un movimiento económico importante que ayudaría a suplir las dificultades devenidas del cierre de Ar Zinc, primero, y las últimas cesantías generadas en el ámbito de Fabricaciones Militares y la Municipalidad.

Sin embargo, hay sectores de la ciudad que nada quieren saber de un proyecto de semejante envergadura y niegan la posibilidad a la instalación de una cárcel.

No es la primera vez que se insiste con un proyecto así. Hace dos décadas atrás, también se apuntó a usar las instalaciones de los batallones para un propósito similar, aunque aquella vez, el objetivo que no se logró.