El fiscal Alvaro Garganta procesó y citó a declarar al exgobernador Daniel Scioli por negociaciones incompatibles con la función pública, incumplimiento de los deberes de funcionario público y tráfico de influencias.

Se trata de una investigación que Garganta venía llevando con la jueza Marcela Garmendia en torno a la empresa Miller Building, que obtuvo la construcción de la Unidades de Pronta Atención (UPA) en 2009, plena gobernación de Scioli.

Esta empresa le compró terrenos al emprendimiento inmobiliario de Daniel Scioli, en Villa La Ñata. A través de esa transacción, Miller Building quedó ligada al gobernador, por eso a Scioli se lo acusa de haber ejercido negociaciones en beneficio personal con los fondos públicos.

La investigación se había iniciado hace cinco meses, tras una denuncia de la diputada Elisa Carrió, quien había considerado la compra de terrenos personales a una empresa prestataria del Estado como una coima.

El fiscal allanó en diciembre una propiedad a nombre de La Posada Multiespacios SA, que Scioli se la vendió en enero de este año a Miller Building.

Scioli aseguró en su Declaración Jurada que ese inmueble costaba 600 mil pesos a valor fiscal, pero, consiguió vendérsela a un excontratista de su Gobernación por 3,85 millones de dólares, según le confirmó una fuente de la investigación a TN.com.ar.