En las últimas horas, el móvil de LT10 pudo conocer que el 29 de diciembre pasado los abogados del ex intendente Marcelo Álvarez presentaron un nuevo recurso a la Cámara de Apelaciones en lo Penal para que se resuelva si la causa Inundación, que ya lleva 15 años, prescribió o no.

En agosto de 2017, la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe debía expedirse al respecto, pero en su lugar emitió un ambiguo fallo, en el que pidió al juez que ya tenía la causa que dicte sentencia, sin opinar sobre la cuestión de fondo. Esto, pese a que a días del último aniversario de la catástrofe de 2003, el por entonces presidente de ese Tribunal, Daniel Erbetta, había prometido respuestas concretas.

De todas formas, no fue el primer cuerpo que eludió el tema: este es el quinto pedido de prescripción de Álvarez, y hasta ahora no ha habido juez o cámara que tome una decisión concreta.

En definitiva, ahora un tribunal compuesto por tres personas debe definir. Aún no se sabe con certeza quiénes serán esas tres personas, pero sí que se buscarán fuera de esta capital, porque ya no quedan en Santa Fe magistrados que no hayan participado de una u otra forma del proceso penal (como fiscales, jueces de Instrucción o Sentencia, o camaristas), y no pueden volver a hacerlo.

Mientras tanto, los damnificados no consiguen justicia. Y los procesados (Álvarez, el ex ministro de Obras Públicas Edgardo Berli y el ex director de Hidráulica Ricardo Fratti) no obtienen una definición. Pese a las promesas vacías de fiscales, jueces y políticos, la herida sigue supurando y nadie se atreve a cerrarla.