La publicidad en internet a veces puede ser molesta, pero en otros casos engañosa o inclusive peligrosa.

Google tiene una de plataformas de anuncios más poderosa y reveló que eliminó de 3200 millones de anuncios en 2017 por diferentes razones, lo que resulta en el doble que el año anterior.

La compañía expulsó a 320.000 publicistas, puso en la lista negra 90.000 sitios web y eliminó anuncios de 2 millones de páginas por mes.

De todos los eliminados, 79 millones de anuncios fueron retirados por dirigir a las personas a sitios de malware, lo que es uno de los riesgos mayores.

No podemos dejar de lado los anuncios engañosos que nos hacen hacer clic donde no deseamos, y en esta caso fueron 66 millones.

La importancia que le de Google y otras plataformas a combatir los anuncios que pueden hacer daño o son engañosos será directamente proporcional con la seguridad y la experiencia de todos los usuarios.