La Bolsa de Comercio de Rosario redujo drásticamente sus estimaciones de producción de soja y maíz de la actual campaña como consecuencia de la sequía. En el caso de la oleaginosa, recortó en 6,5 millones de toneladas su previsión anterior, y calculó que se cosecharán 40 millones de toneladas. En el del cereal, el pronóstico se redujo en 3 millones de toneladas, lo que llevaría la producción total a 32 millones de toneladas. En base a estas cifras, calculó que los productores perderán 1.550 millones de dólares, pero el agujero llegará a 4.600 millones de dólares, un 0,7 por ciento del PBI, por la multiplicación que tendrá el desastre climático sobre el resto de la actividad económica.

La entidad rosarina presentó ayer en Expoagro su nuevo reporte de estimaciones agrícolas. Cristian Russo, jefe de la Guía Estratégica para el Agro (GEA), y Emilce Terré, jefa de la Dirección de Informes y Estudios Económicos de la BCR, subrayaron el desmoronamiento de los rindes de soja y maíz y calcularon el impacto que tendrá en la economía.

Rindes por el piso

El GEA ya había revisado sus estimaciones de producción de la campaña gruesa durante el verano, y ayer realizó otro drástico recorte. Si bien entre reporte y reporte se redujo la estimación para los dos granos principales en 9,5 millones de toneladas, la diferencia es más impresionante si se comparan los nuevos pronósticos con la cosecha efectiva de la campaña anterior.

Con la foto actual, el volumen de la cosecha de soja caería de 57,3 millones de toneladas a 40 millones de toneladas, es decir 17 millones de toneladas menos. La diferencia en maíz será más acotada, de 38 a 35 millones de toneladas. De confirmarse estos cálculos, entre un año y otro se perderían 20 millones de toneladas de producción de cultivos de verano.

La falta de agua malograría poco más de un millón de hectáreas en soja. La peor parte se la lleva la soja de segunda, que este año ocupa 4,2 millones de hectáreas, o sea el 23 por ciento de la superficie sembrada.

En gran parte de la región pampeana se estiman rindes que podrían quedar por debajo de los 20 a 15 qq/ha. En Santa Fe la cosecha de soja sería de 8,4 millones de toneladas.

En el maíz, los mayores daños productivos se registraron en las provincias de Entre Ríos, Córdoba, Buenos Aires y Santa Fe, que obtendría una cosecha de 4,1 millones de toneladas.

De acuerdo al informe, la actual sequía es más grave que la de la campaña 2008/09, por la cantidad de días que persistió en época evolutiva de los cultivos y por su cobertura geográfica.

Pérdidas en cadena

Los economistas de la Bolsa estimaron que la economía nacional perderá u$s 4.600 millones por la sequía. Unos u$s 1.550 millones corresponden a pérdidas directas computables al sector productor, y el resto a sectores conexos, como transporte, maquinaria, construcción, etcétera. En el sector externo el agujero sería de u$s 5.200 millones de dólares.

“Menos producción, caída en las exportaciones y menor gasto de los productores significará en última instancia que no se efectivicen numerosas operaciones de compraventa, comerciales, financieras y de servicios”, señaló el GEA, que advirtió que los productores gastarán menos en la economía nacional e invertirán menos en equipamiento, máquinas y rodados. También podrían retraer las inversiones para la próxima campaña. Así, el que vende insumos o presta servicios de transporte “verá reducir su ingreso y gastará menos en su actividad o en otros sectores de la economía”.

“Esta caída en el gasto de los productores se multiplicará en numerosas operaciones comerciales que dejarán de concretarse dentro de la economía del país, generando, además, una menor recaudación de impuestos nacionales, provinciales y municipales”, concluyeron los especialistas.

Federación Agraria reclama apoyo

La Federación Agraria Argentina (FAA) expresó que las medidas anunciadas por el presidente Mauricio Macri para paliar los daños económicos provocados por la sequía “no son las esperadas por los pequeños productores de todo el país”. A través de un comunicado, la entidad conducida por Omar Príncipe valoró el anuncio presidencial de flexibilizar las condiciones crediticias a los afectados. “Valoramos la iniciativa, pero son notablemente insuficientes para la actual coyuntura”, dijo el federado.