Vanesa Castillo, tenían 33 años y era docente de la escuela Victoriano Montes, ubicada en Alto Verde. El 15 de febrero, salía de la institución para regresar a su casa en Santa Rosa de Calchines cuando Juan Ramón Cano la abordó para que le compre un par de ojotas para luego asestarle varias puñalas.

La maestra murió camino al hospital Cullen debido a la profundidad de las 13 heridas de arma blanca que le dio Cano, un hombre de 30 años, vecino de ese distrito costero quien luego de atacarla se refugió y atrincheró en casa de su madre hasta que fue apresado por la policía.

Sus familiares y amigos se manifestaron pidiendo avances en el proceso judicial en la Costanera santafesina. Luego, marcharon hasta la Casa del Maestro donde dejaron velas y reclamaron por la ausencia de representantes del gremio Amsafe en la convocatoria.

Julia, compañera docente de Vanesa, dijo  que “no queremos que nadie se olvide de lo que pasó ni de lo que está pasando. Hay cosas raras como la pérdida de evidencias y uno acompaña para saber la verdad y pidiendo que se haga justicia”.

En ese sentido, Julia sostuvo que “La justicia avanza un paso y retrocede tres. Esto es algo que nos llena de dolor a medida que pasan los días porque nos damos cuenta que no se avanza en esto”.

El crimen de Vasesa causó conmoción no sólo en la comunidad educativa sino en toda la sociedad santafesina que lamentó la pérdida de la joven docente, madre de una niña de 11 años.

Cano fue imputado como autor del femicidio y está preso por homicidio calificado agravado por alevosía, ensañamiento y violencia de género. También por amenazas calificadas y atentado contra la autoridad.

Luego del asesinato, el ministerio de Educación de la provincia otorgó una pensión a su hija.

¿Cómo sigue la causa?

Según la abogada Carolina Walker, la querella sigue planteando “la relación del crimen de Vanesa con la denuncia que ella había realizado sobre una niña abusada en la escuela pero nos fue muy difícil convencer a los fiscales que trabajen sobre esa hipótesis. Finalmente, desde hace unas semanas están trabajando de manera activa en esta hipótesis que nosotros advertimos”.

En diálogo con “Al Derecho y Al Revés”, Walker agregó que se están tomando testimoniales en este sentido, y que la querella sumó otros más a la lista.

La abogada hizo hincapié en el celular de Vanesa y contó que en el expediente de la causa “no figura como elemento secuestrado”. “Nos interesa saber también el contenido de la mochila de Vanesa que tampoco sabemos donde está y pedimos que la denuncia que realizó Vanesa sobre el abuso de la nena acompañe a esta causa porque queremos saber el contenido de esa investigación”, detalló Walker.

Además, remarcó el vínculo existente entre Cano y el supuesto abusador de la niña: “Vivían en la misma manzana y mantenían una amistad por eso nos interesa tener acceso a esa investigación para poder entender cuales fueron los motivos que llevaron a Cano a cometer este asesinato”.

“Descartamos que el móvil del crimen haya sido el robo. En la mochila de Vanesa había 8.400 pesos y dinero en la billetera, y eso quedó intecto. Por eso, nos resulta difícil creer que haya sido un robo, y Cano tampoco se llevó la moto. La apuñaló 13 veces y se fue caminando”, repasó.