Organismos de DD HH protestan en la puerta de Tribunales por la suspensión del juicio Feced III

Hoy era la fecha anunciada por el Tribunal Oral Federal Nº 2 para el inicio del juicio oral de la causa conocida como Feced III, el proceso oral y público en el que iban a ser juzgados represores de la última dictadura, entre ellos el sacerdote Eugenio Zitelli. Sin embargo, el martes la Justicia decidió postergar el juicio. En repudio a esta decisión, organismos de Derechos Humanos, políticos, sociales y gremiales realizan desde las 9 una radio abierta en las puertas de Tribunales, de Oroño 940.

En el causa denominada Feced III se juzga a 14 represores que, durante la última dictadura cívico militar, actuaron en el Servicio de Informaciones de la Policía de Rosario (Dorrego y San Lorenzo). Los que estarán en el banquillo están acusados centenares de secuestros, torturas, privaciones ilegales de libertad, homicidios y desapariciones.

El martes pasado, a dos días del inicio del juicio, la abogada de la querella Nadia Schujman se enteró por un llamado a su celular de la suspensión. La ausencia de uno de los jueces y el estado de salud de los imputados son algunos de los argumentos que justificaron la tercera postergación que sufre el histórico juicio. Los abogados defensores informaron que resta realizar un examen médico al ex capellán Eugenio Zitelli, al que se le suma el pedido del imputado Ramón Telmo Alcides Ibarra, quien pidió no participar de las audiencias por hallarse en reposo por prescripción médica. La tercera parte de la megacausa debía llegar a juicio el 9 de marzo del año pasado.

El Feced III juzgará a los responsables de tormentos y torturas de 152 víctimas, llegan a juicio 14 acusados: Carlos Ulpiano Altamirano, Eduardo Dougour, Julio Fermoselle, José Rubén Lofiego, Mario Alfredo Marcote, Lucio César Nast, Ovidio Marcelo Olazagoitía, José Carlos Antonio Scortechini, Ernesto Vallejo, Ramón Rito Vergara, Héctor Gianola, Daniel González, Ramón Telmo Ibarra y el cura Eugenio Zitelli. Entre los 14 imputados hay once policías que ya fueron condenados en juicios orales anteriores, mientras que Gianola, González y Zitelli serán juzgados por primera vez.

Sin dudas que uno de los datos destacados del juicio es la presencia entre los acusados de Eugenio Zitelli, el primer sacerdote que será juzgado en Santa Fe por crímenes de lesa humanidad y sería el segundo capellán que pueda recibir condena: en 2007, Christian Von Wernich fue sentenciado a perpetua por su actuación en campos de concentración del “Circuito Camps”.

Durante la dictadura, Zitelli fue capellán de la Policía de Rosario y está acusado de participar en sesiones de tortura aplicadas a detenidos-desaparecidos. Entre los casos que pesan sobre Zitelli está la de haber participado en la desaparición del sacerdote salesiano Miguel Ángel Nicolau, de 35 años, secuestrado en enero de 1977.

En total son 322 los testigos ofrecidos por las partes y admitidos por el Tribunal. Entre ellos hay sobrevivientes y familiares de víctimas del Terrorismo de Estado. Entre los querellantes está la directora del Museo de la Memoria, Viviana Nardoni, quien fue secuestrada cuando tenía 21 años.

Las organizaciones que integran el Espacio Juicio y Castigo Rosario advierten que esta nueva suspensión “se inscribe en la avanzada del gobierno nacional, que propone perdón y olvido para los genocidas, al mismo tiempo que impone el mismo modelo económico que destruyó al país durante la dictadura y la década del noventa”. Y denunciaron que “se trata de una nueva trampa con la que los personeros de la impunidad protegen a los criminales de lesa humanidad, responsables de los más aberrantes delitos, como de torturas, asesinatos, robos de bebés y desapariciones”.

Para Juicio y Castigo, el hecho que la postergación de Feced III llegue a dos días de su comienzo y a diez del Día de la Memoria (24 de marzo) significa “una provocación y una burla inaceptable”. Nadia Schujman, abogada de la querella, aseguró que los organismos “no van a bajar los brazos” y que “si algo enseñaron las Madres es que la única pelea que se pierde es la que se abandona”. Y de cara al futuro agregó: “Vamos a seguir reclamando justicia para que este juicio empiece. El 24 de marzo vamos a manifestarnos en la calle y también le decimos al gobierno nacional que el pueblo argentino no olvida y que es una bandera de todos la memoria, la verdad y la justicia”.