Los líderes de Estados Unidos, Francia, el Reino Unido y Alemania apuntaron este jueves contra Rusia por el envenenamiento del espía Serguei Skripal y pidieron explicaciones a Moscú por el atentado ocurrido en Inglaterra a principios de mes.

“Compartimos la conclusión británica de que no hay alternativa posible” a la responsabilidad rusa en el atentado contra el ex espía ruso Serguei Skripal y su hija, afirmaron los cuatro líderes en un comunicado conjunto, reclamando a Moscú que responda “a todas las preguntas”, en particular a las surgidas sobre su programa de armas químicas Novichok.

“Nosotros, los líderes de Francia, Alemania, Estados Unidos y el Reino Unido, aborrecemos el ataque que tuvo lugar contra Serguei y Yulia Skripal en Salisbury, el 4 de marzo”, arranca el comunicado.

“El uso de un agente nervioso de grado militar, de un tipo desarrollado en Rusia, constituye el primer uso ofensivo de un agente nervioso en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Es un ataque a la soberanía británica y semejante uso por parte de un Estado es claramente una violación a la Convención de Armas Químicas y una violación a la ley internacional. Amenaza la seguridad de todos”, advierten los países en el comunicado.

Según el texto, el Reino Unido informó detalladamente a sus aliados de que era altamente posible que Rusia fuera responsable del ataque.

“Compartimos la conclusión británica de que no hay otra posible explicación y consideramos que el fracaso de Rusia para responder el legítimo pedido del gobierno británico subraya su responsabilidad. Hacemos un llamado a Rusia para que responda a todas las preguntas relacionadas al ataque en Salisbury. Rusia debería en particular proporcionar una completa y total revelación del programa Novichok a la Organización para la Prohibición de Armas Químicas”, dice.

Y agrega: “Nuestras preocupaciones también están agravadas por el patrón de la irresponsable conducta rusa en el pasado. Pedimos a Rusia que se comporte a la altura de sus responsabilidades como miembro del Consejo se Seguridad de la ONU para mantener la paz y la seguridad internacional”.

El comunicado sigue a las sanciones anunciadas por Theresa May este miércoles contra Rusia por el envenenamiento de Skripal. Las medidas incluyen la expulsión de 23 diplomáticos rusos del Reino Unido, en una sanción no vista desde tiempos de la Guerra Fría.

Este jueves, el canciller ruso Serguei Lavrov anunció que Rusia aplicará represalias “pronto”, y aludió a la expulsión de diplomáticos británicos.