El aumento salarial del 15,2 por ciento que acordaron los choferes de colectivos en la paritaria federal del sector no cayó bien entre los colectiveros rosarinos. “La verdad es que no estamos satisfechos”, reconoció el titular de la delegación Rosario de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), Manuel Cornejo. El histórico dirigente gremial anticipó que en el transcurso de este mes solicitarán a las empresas locales y al municipio “un plus, un refuerzo para acercarnos lo máximo posible al 20 por ciento de incremento salarial, que era para nosotros el piso que debía haber tenido la discusión paritaria”.
En diálogo con LaCapital, Cornejo admitió que el escenario para conseguir esta reivindicación no es sencillo. “Sabemos que no va a ser fácil, porque ahora está dando vuelta esta versión de menos subsidios nacionales al transporte en base al acta que se firmó en la paritaria. Seguro que va a estar complicada la negociación”, vaticinó.

De todos modos, el jefe de la UTA Rosario confirmó que “como viene ocurriendo hace unos años se va a pedir a las empresas del sistema de transporte de Rosario y a la Municipalidad (que controla las empresas Semtur y La Mixta) un refuerzo, un adicional local para mejorar lo que se cerró en Buenos Aires”.

Cuando se le preguntó a Cornejo su opinión sobre el acuerdo alcanzado en la paritaria federal, el líder de los choferes rosarinos no anduvo con vueltas: “No estamos satisfechos. Habíamos planteado antes que el piso debía ser un 20 por ciento en base a la inflación que se maneja en muchas consultoras”, indicó.

En la página de la UTA nacional se informa que “el incremento se pagará en tres tramos. Un 5,5 por ciento a partir del 1º de abril; otro 5,5 desde el primer día de septiembre; y el restante 4 el 1º de enero de 2019”.

Según el gremio, “los trabajadores de UTA tendrán un salario inicial de $27.800 a partir de abril. Llegará a $29.300 desde septiembre y alcanzará hasta los $30.300 desde enero próximo”.

En ese sentido, Cornejo aclaró: “Yo no soy miembro paritario, tenemos que acatar lo que viene de la paritaria a nivel nacional, aunque no estemos de acuerdo”.

Luego remarcó que en Rosario, la UTA no tiene paritaria. “Igualmente, ya hemos pedido una reunión con funcionarios de la Municipalidad para hablar de nuestra situación y poder gestionar el refuerzo”, apuntó.

No obstante ello, los choferes rosarinos tienen desde el vamos una mejora en las remuneraciones respecto a la media nacional del sector. Sucede que perciben un 2 por ciento por antigüedad cuando a nivel federal ese ítem se abona con una alícuota del 1,5 por ciento respecto al básico.

Cornejo le bajó el perfil a un posible conflicto a escala local. “No podemos pensar en medidas de fuerza, en acciones gremiales directas si se cumple con el acta paritaria que se firmó, aunque no estemos de acuerdo. Pero vamos a tratar de agotar las gestiones acá para mejorar los salarios de los compañeros, como hacemos siempre”, adelantó.

Respecto al impacto local que puede llegar a tener la menor distribución de subsidios nacionales para financiar las subas salariales a los choferes, Cornejo señaló: “Ese es un tema que no nos compete a nosotros opinar. Nosotros como gremio trabajamos para cobrar lo que corresponde, pero no opinamos de dónde salen los recursos”.

Ante la advertencia del municipio sobre una posible dilación en los plazos para la entrada en vigencia del nuevo sistema de transporte ante la caída de subsidios, el jefe de la UTA Rosario también tomó distancia, pero dijo lo suyo.

“Sobre el nuevo sistema, la verdad es que no sabemos cuándo va a arrancar. Algunos funcionarios municipales dijeron que iba a concretarse a mediados de año. El tema es que todavía no nos hemos sentado a hablar seriamente del asunto y no falta tanto”.

Cornejo advirtió que “todavía no se conversó con el Ejecutivo cómo serán los nuevos recorridos, las denominaciones de las líneas. Igual no es un tema complejo de implementar más que nada ahora que se maneja todo con el GPS”.

La intendenta Mónica Fein anunció que adjudicará en estos días las nuevas concesiones y luego habrá 120 días de transición.

“Sabemos que no va a ser fácil la negociación, ahora que anda dando vuelta la versión de menos subsidios”