La noche del domingo Raquel García (60) tenía un plan sencillo: ir hasta la casa de una amiga para cenar juntas.

Eran cerca de las 21 cuando la mujer salió de su domicilio, ubicado en cercanías de El Faro de la Costanera, y comenzó a caminar sin imaginar el terrible momento que le esperaba.

Raquel iba por Luciano Torrent cuando al llegar a la intersección con Laprida fue sorprendida por un sujeto que se le apareció de entre las sombras. Como un rayo, el desconocido se tiró contra la mujer con la intención de apoderarse de la cartera que ésta llevaba cruzada como “bandolera”.

La embestida tuvo tanta fuerza que Raquel se derrumbó. Fue entonces cuando el malviviente la tomó de sus cabellos y comenzó a golpearle la cara contra el suelo.

* “Pese a todo tuve algo de suerte, porque el tipo me azotaba la cara en una parte donde había césped. Si lo hacía contra el pavimento me destrozaba”, comentó este martes la víctima.

La salvaje acción llegó a su fin cuando el rufián logró hacerse de la cartera, tras lo cual escapó a toda velocidad a bordo de una moto por calle Velez Sarsfield.

Fueron éstos los primeros que brindaron auxilio a la víctima. Poco después llegaron al lugar agentes de la Policía Comunitaria que se sumaron a la tarea.

La angustia se hizo un tanto peor debido a que pasaron 40 minutos hasta que finalmente una ambulancia arribó al lugar. La mujer fue asistida a bordo de la unidad.

Lo ocurrido con Raquel no fue un hecho aislado sino que se suma a una serie de otros hechos (entre los que se cuentan robos domiciliarios) que acontecen casi a diario, y causan lógica preocupación entre el vecindario.

Los gritos de la mujer fueron escuchados por varios vecinos que salieron de sus viviendas y se encontraron con la dramática escena.

“La solución debe ser integral”

“Entendemos que esto no es un problema exclusivo de la policía, sino que es mucho más profundo. Por lo tanto la solución debe ser integral, con las ideas que aporten los distintos actores, tales como Municipalidad; Policía; vecinos y demás autoridades”, expresó José Maciel, presidente de la vecinal Siete Jefes.

Agregó que “esto no se arregla con más policías en el barrio. Es mucho más amplio. Hay que diagramar estrategias pro activas. Por ejemplo mejorar la iluminación; analizar qué pasa los fines de semana; que los vecinos volvamos a tener actividades fuera de los domicilios, en fin, es un compromiso de todos”, culminó.