Gina Haspel, en un fotograma de un vídeo de un acto que presidió en 2017

Tiempos de cambio en la Casa Blanca. El presidente estadounidense, Donald Trump, despidió a su secretario de Estado y designó al director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Mike Pompeo en su lugar. Lo novedoso es que el mandatario ubicó en lugar de Pompeo a Gina Haspel. Así, por primera vez en la historia del organismo, una mujer dirigirá la inteligencia estadounidense.

“Gina Haspel será la nueva directora de la CIA, y la primera mujer escogida para ello”, afirmó Trump en su cuenta de Twitter, tras anunciar que el secretario de Estado, Rex Tillerson, dejará el cargo y será sustituido por Pompeo.

De esta manera, con el cambio de fichas, Haspel, que hasta este martes ocupaba el cargo de subdirectora de la Agencia, se convertirá en la primera mujer en dirigir la CIA en sus 70 años de historia.

“Estoy agradecida al presidente Trump por la oportunidad y humilde por la confianza que ha depositado en mí al ser nombrada la próxima directora de la Agencia Central de Inteligencia”, señaló Haspel en un comunicado divulgado por la Casa Blanca.

Haspel, cuyo nombramiento aún deberá ser confirmado por el Congreso, añadió que, como directora de la CIA, espera “poder brindar al presidente el excelente apoyo de inteligencia al que se ha acostumbrado durante su primer año de mandato”.

Por su parte, Pompeo, uno de los miembros más antiguos del actual Gabinete, ha querido agradecer a Trump la oportunidad que le dio de dirigir la CIA y destacó que a lo largo del año que ha estado al frente de la Agencia ha tenido la oportunidad de trabajar con “muchos destacados funcionarios y directivos de la cartera de Exteriores”.

“De ser confirmado, estoy deseoso de guiar el cuerpo diplomático más excelso del mundo a la hora de formular y ejecutar la política exterior del presidente”, apuntó Pompeo en el comunicado divulgado por la Casa Blanca.