Perder peso no tiene que ver únicamente con las calorías, muchas veces las emociones y el estrés pueden influir mucho sobre nuestro cuerpo. Por eso a la hora de hacer dieta hay que tener en cuenta estas cuestiones, para no encontrarse con que después de dos meses la dieta no ha surtido efecto, o una vez que se consigue el peso ideal se vuelve a subir nuevamente. Por eso desde La Nación nos indican diez claves que no fallan para bajar de peso y no volver a subir.

1. Decirle adiós a las dietas tradicionales y comer saludable para proteger el metabolismo

2. Optar por la comida viva o raw (alimentos naturales sin haber sido procesados y sin químicos agregados) y con proteínas de alta calidad (fitonutrientes de la medicina orthomolecular). Por ejemplo, la medicina orthomolecular busca mantener la salud a través de la suplementación nutricional según lo que cada organismo necesite.

3. Agregar ácidos grasos como omega 3, 6 y 9, aceite de canola, prímula y de coco que contiene ácido láurico.

4. Si un día sentimos deseo, debemos permitirnos comer comida chatarra, dulces, panificados, pizza, etc. Pero verán que comiendo sano, con el tiempo se van estos antojos.

5. Curar la inflamación intestinal y sanar la digestión consumiendo prebióticos naturales (yogur, kéfir, kombucha, miso) y enzimas vegetales (algunos ejemplos: la lechuga, el perejil y el apio tienen clorofila; el ananá, bromelina; el kiwi contiene una enzima llamada proteasa actinidain; y el ajo y la cebolla tienen aliinasa).

6. Solucionar las apneas del sueño y los ronquidos fuertes. Todo ronquido aumenta la inflamación, la ansiedad por la comida chatarra y por ende, la insulina.

7. Usar técnicas mente-cuerpo para bajar el estrés, como meditar, hacer yoga, caminatas, escuchar música, etc.

8. Crear una buena calidad de vida, bajando las ambiciones personales y materiales.

9. Trabajar la autoestima. La grasa nos sirve para protegernos del mundo y ocultarnos de nuestras propias inseguridades. Las emociones no resueltas se asocian con el aumento de grasa corporal.

10. Desintoxicar nuestro cuerpo implica mantener limpio nuestros genes, nuestro genoma. La nutrigenómica funciona limpiando los tóxicos acumulados en el tejido graso, que enferman a nuestros genes.