La Unión Industrial Argentina (UIA) hizo las pases este lunes con el Gobierno nacional que conduce Mauricio Macri, después de varias días de declaraciones cruzadas ente ambos. Miguel Acevedo, presidente de la entidad, contó que llevó “pañuelos” al encuentro —en respuesta a la crítica del ministro de Producción, Francisco “Pancho” Cabrera, que pidió a los ejecutivos críticos que “dejen de llorar”— pero comentó que “no hicieron falta”.

Tras la reunión —de la que también participó el jefe de Gabinete, Marcos Peña— el titular de la UIA moderó sus críticas a la política económica de Cambiemos, y sostuvo que “no es un problema el nivel del tipo de cambio, sino la previsibilidad que pueda dar el Gobierno sobre el valor del dólar”.

La reunión duró casi una hora y también participaron los vicepresidentes de la entidad Luis Betnaza y Daniel Funes De Rioja. Tras el encuentro, Acevedo ofició de vocero junto a Cabrera, por lo cual ambos se trasladaron hasta la sala de periodistas de la sede gubernamental. Al ser consultado respecto de si había llevado pañuelos descartables por los dichos de Cabrera, Acevedo respondió: “Los traje, pero no los saqué. No hizo falta”.

“Fue una buena reunión. Fue larga. No pensé que iban a ser más de 40 minutos y duró más de una hora. La expectativa nuestra era bajar los decibeles. Ver qué había pasado, las molestias de un lado y del otro. No fueron temas sectoriales o de tipo de cambio, de lo que sea, sino hablar de qué estamos viendo nosotros, cuáles son las preocupaciones, y que ellos digan también cómo ven la relación con nosotros. Por eso, las conclusiones fueron muy buenas. Fue una reunión para limar las asperezas y también para ver cómo trabajar a futuro. El Gobierno sabe cuál es el costo argentino, lo que hay detrás”, resumió Acevedo en diálogo con el canal de noticias TN.

Sobre el alto costo del financiamiento, uno de los reclamos de la UIA, el dirigente empresario afirmó: “No se discutió sobre ese tema, pero sí se habló de que ya hay decisiones, como la de bajar las líneas de financiamiento productivo del Banco Central a través de los bancos (que se irán reduciendo gradualemente hasta fin de año). Eso se va a reemplazar con Banco Nación y BICE (el Banco de Inversión y Comercio Exterior). Son temas que se van a seguir discutiendo. Podemos tener diferencias, pero el tema de la tasa de interés es uno de los temas que están ahí para arreglarse”. “Es muy difícil financiarse a estas tasas”, concluyó.