Trabajos dentro y fuera de la pista del aeropuerto Islas Malvinas. Marcelo Rubén Bustamante

La intendenta Mónica Fein confirmó durante la inauguración del año legislativo en el Concejo que enviará este año un proyecto para la reconversión de la zona del aeropuerto de Fisherton. ¿De qué se trata? De una transformación integral de accesos viales y de circulación peatonal en toda esa zona, en sintonía con la futura mayor escala que tendrá la aeroestación de la mano de las inversiones de ampliación que están llevando adelante y del arribo de nuevas aerolíneas. La iniciativa se está terminando de consensuar con las autoridades de Funes y del gobierno provincial.
La aprobación del pedido de endeudamiento que está en la Legislatura santafesina es clave para acelerar el paquete de obras en el aeropuerto. El mensaje del gobierno provincial para un endeudamiento de 500 millones de pesos con el Banco Nación para la ampliación de la aeroestación sería tratado en la próxima sesión del Senado, admitió el senador Miguel Cappiello. Restaría después Diputados, donde el oficialismo tiene mayoría. Estos fondos liberarían recursos para las obras viales. (ver aparte)

La previa

El subsecretario de Planeamiento de la Secretaría de Transporte de la provincia, Javier Cantarella, explicó que actualmente se están definiendo algunos aspectos del proyecto. Dijo que se busca mejorar el desarrollo logístico y la trama urbana en la zona del aeropuerto, acordes al mismo tiempo con las planificaciones urbanas de Rosario y Funes. Esto “incluye la resolución de algunos temas hídricos”, agregó.

Por todo esto es que la intendenta adelantó ante los ediles que en los próximos meses estará enviando al Concejo un proyecto para la reconversión integral de todo el entorno del Aeropuerto Internacional Islas Malvinas.

Sorrento y Newbery

En sintonía con estas transformaciones, la intendenta Fein también dijo que en el corto plazo llamará a licitación para la construcción de la doble traza de Sorrento, prevista en dos etapas. Actualmente uno de los puntos más críticos en materia de tránsito, producto del crecimiento urbano de los últimos años en la zona oeste de la ciudad y de la región. Embotellamientos que de no ampliarse la traza se profundizarán con la apertura del shopping Paso del Bosque —anunciado para 2018 por parte del Grupo Di Santo—, en la intersección de esa avenida con Circunvalación.

La doble traza de Sorrento sería acompañada por la transformación también de su continuación: Jorge Newbery. El Ejecutivo municipal estimó más de 250 millones de pesos en 2017 la inversión necesaria para la ampliación de esa avenida, desde el aeropuerto hasta Circunvalación. Son más de cinco kilómetros de traza. Sin embargo, la primera etapa de obras serían unos dos kilómetros, que van desde la avenida hasta la altura del arroyo Ludueña. Además del ensanchamiento se prevé la colocación de nueva iluminación y señalización.

Por lo pronto, el gobierno provincial puso en marcha semanas atrás el acueducto Jorge Newbery —paralelo a la avenida del oeste que le da nombre—, que permite tanto optimizar el servicio en zonas que arrastraban problemas, como también hacer posible futura expansiones de redes en barrios del oeste de la ciudad. Y avanzar ahora con la ampliación de la traza.

Uno de los cambios que se propone para la avenida Jorge Newbery, a la altura del aeropuerto, es modificar la curva y contracurva, y las dos rotondas, buscando una traza con mayor fluidez para el ingreso y egreso del aeropuerto, detalló el funcionario de la Subsecretaría de Planeamiento provincial.

Funes

Cantarella señaló que también se prevé establecer una doble traza para los que vienen desde Funes. Se debe definir cuál de las dos calles que están paralelas a las vías —Pedro A. Ríos Bis o Tomás de la Torre Bis— será la seleccionada como parte de este proyecto. Allí también hay un paso a nivel y está proyectada la conexión de la aeroestación con la autopista Rosario-Córdoba.

El funcionario indicó que, además, se requiere la realización de trabajos hídricos en esa zona de terminal, que incluyen obras derivadas de la mayor impermeabilización del suelo, producto de la ampliación del aeropuerto. Esto demandará, por ejemplo, la creación de mayores reservorios de agua, detalló.

Además, Cantarella describió que la iniciativa en la que se está trabajando también prevé dejar proyectado un acceso peatonal para una potencial estación de trenes de pasajeros, que se incluyó en los planos detrás del shopping Fisherton Plaza.

Cappiello estimó que la Legislatura aprobará los pedidos de fondos

El senador provincial, Miguel Cappiello, consideró ayer que es “probable” que el pedido de endeudamiento por 500 millones de pesos con el Banco Nación para la ampliación del aeropuerto rosarino obtenga media sanción esta semana. Después deberá pasar por Diputados, donde el oficialismo tiene mayoría y la semana pasada dio señales —tras el acuerdo interno por la reforma de la Constitución— con la autorización para que la provincia tome un crédito por 300 millones de dólares para pavimento en municipios y comunas.

El legislador socialista dijo que es “clave” la votación de la iniciativa para que definitivamente avance una obra que ya está en marcha para atender la creciente demanda. El Ejecutivo envió el proyecto para que sea aprobado dentro de las sesiones extraordinarias.

Cappiello reconoció que viene “conversando” con el justicialismo, el bloque mayoritario en el Senado, para que sean aprobados los 500 millones para el aeropuerto, que habían llegado con el pedido de otros 500 millones de pesos para la compra de máquinas viales.

El senador provincial señaló que la intención de la Cámara alta santafesina es avanzar también con otros proyectos asociados con infraestructura para Rosario, entre ellos los Bajos del Saladillo y el predio ferial. “Seguro que se terminarán convirtiendo en ley”, estimó el legislador sobre la solicitud del Ejecutivo de fondos para obras.