El INTI deberá reincorporar a dos delegados despedidos

Dos jueces laborales dictaron cautelares a favor de Romina Albertotti y Nicolás Pérez Fiorentino. Los fallos generaron expectativa para los trabajadores porque se están por resolver 40 presentaciones similares.

Tras más de 40 días de acampe, la Justicia le dio una buena noticia a los trabajadores y trabajadoras despedidos del INTI. Dos jueces laborales resolvieron a favor de las cautelares presentadas por los delegados despedidos Romina Albertotti y Nicolás Pérez Fiorentino y ordenaron al presidente del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), Javier Ibañez, que los reincorpore en las próximas 48 horas. “La medida confirma que era mentira que entre los despedidos no había delegados y le pone un límite al Ministerio de Modernización”, celebró la delegada Yamila Mathon.”Esto sienta un gran antecedente para la reincorporación del resto de los 258 despedidos y es fruto de una presentación realizada en consenso”, destacaron desde ATE y el Partido Obrero que unieron sus abogados para realizar las demandas.

Según el fallo sobre Pérez Fiorentino, el juez subrogante Fernando Vilarullo recordó que fue electo el 19 de diciembre de 2016 con mandato hasta el 15 de diciembre de 2018 y que los jefes del INTI le comunicaron el despido el 29 de enero de 2018. “Por lo que –prima facie– la cesantía se habría efectuado durante el período de tutela previsto en la ley 23.551”, resaltó. En otro tramo de la sentencia, el magistrado destacó que esa norma “se encuentra dirigida a garantizar la libertad sindical reconocida no sólo en el Artículo 14 bis de la Constitución Nacional, sino también en numerosas normas internacionales con jerarquía constitucional y receptadas por los órganos que integran la Organización Internacional del Trabajo”.

La semana pasada cerca de 40 delegados despedidos del INTI presentaron medidas cautelares individuales en distintos juzgados laborales para reclamar su reincorporación de acuerdo a la tutela sindical con la que contaban por haber sido electos en diciembre del 2016 y continuar vigentes sus mandatos. Entre los 258 despidos impulsados por el Ministerio de Modernización dentro de la política de ajuste del Estado, los delegados fueron desconocidos arbitrariamente por la cartera encabezada por el Andrés Ibarra y la orden de despido fue cumplida por el INTI.

“A meses de la elección, Modernización consideró que los 67 delegados elegidos eran muchos y que tenían que ser 25. Ante la negativa de ATE nacional y ATE Capital, fue el Ministerio el que eligió a los primeros 25 que aparecían en el acta de proclamación y desconoció al resto”, resumió Matho, respecto de la situación en la que dos jueces laborales le dieron ayer la razón a los trabajadores. “La Justicia confirmó que era mentira que no había delegados entre los despedidos”, sentenció la delegada y agregó que además la sentencia “le señala a Modernización que no tiene injerencia en la política gremial”. Las cautelares fueron aceptadas por la jueza laboral Viridiana Díaz y el juez subrogante Fernando Vilarullo en favor de Albertotti y Fiorentino, respectivamente, ambos delegados de la Agrupación Naranja, cuyos integrantes fueron despedidos en su totalidad.

Los dos fallos a favor de las medidas cautelares abren un panorama de gran expectativa para los trabajadores del INTI, debido a que en los próximos días deberán resolverse las más de 30 presentaciones restantes. “Un juez analiza políticamente un fallo en un contexto como el del INTI y siente un precedente”, destacó la delegada. Los trabajadores y trabajadoras del INTI llevan más de 40 días de conflicto sin conseguir mediación por parte del Ministerio de Trabajo. En el mes y medio de conflicto denunciaron los despidos masivos con telegramas sin causa, un lockout patronal de 10 días y un paro efectivo de 16 jornadas, sin que el presidente del organismo se presente en su oficina. Los trabajadores también reclaman que el Ministerio resuelva los descuentos que oscilan entre el 35 y el 50 por ciento de los salarios, sobre 1050 trabajadores bajo la leyenda “ausencia no justificada” en lugar de paro.