Entre las mayores sorpresas que deja el Salón del Automóvil de Ginebra se encuentra el anuncio oficial de Volkswagen de dejar de fabricar el Beetle, más conocido como Escarabajo, uno de los vehículos más populares de la historia de la marca y un clásico con 70 años de historia en las calles.

El Vokswagen Beetle rompió todos los esquemas de la industria automotriz desde su primer lanzamiento a fines de la década de 1930, y desde ese momento se mantuvo firme en el mercado durante más de medio siglo, no sin recibir algunas actualizaciones por supuesto. Por ejemplo, en el año 1997 la empresa hizo una reedición del modelo bajo el nombre de New Beetle, e hizo resurgir al viejo Escarabajo. Más recientemente, en el año 20111 se lanzó una segunda generación que volvía a su nombre original -Beetle solo- y se renovaba estéticamente.

Pero en los últimos años las cosas no anduvieron demasiado bien para este tradicional auto de la marca alemana. En el año 2016, y a pesar de haber recibido un nuevo restyling, el Beetle apenas superó las 25.000 unidades vendidas en todo el mundo, número que viene disminuyendo considerablemente año a año.

Por ese motivo Volkswagen decidió dejar de fabricarlo y apostar al futuro. Quien reemplazará al Beetle será el I.D. Buzz, la versión moderna y eléctrica de la mítica Kombi, más conocida como la furgoneta hippie.

Concebida sobre la plataforma MEB de Volkswagen, la legendaria furgoneta se reinventa convirtiéndose en el compañero de viaje perfecto. No obstante, del prototipo a la producción perderá la condición autónoma, al menos en un principio, ya que esta tecnología aún no se ha desarrollado lo suficiente para garantizar su seguridad. La llegada de la versión de producción, completamente eléctrica, se ha fechado para 2022, aunque podría alargarse la cosa hasta 2025.

En cuanto al Volkswagen Beetle coupé y descapotable, será reemplazado por el Volkswagen T-Roc.