Los camiones cisternas que trabajan trasladando combustible desde Oil Combustible en San Lorenzo a su red de estaciones de servicios se agolparon en la playa de estacionamiento de la empresa a la espera de sus turnos de carga. Pero he aquí que, desde ayer, ya no hay nada más que cargar.

No hay una sola gota más de naftas o gas oil, pues todo el stock que tenía almacenado, ya se vendió.

Con la refinería paralizada desde hace un par de semanas, no hay posibilidad de producir más combustibles. Y a pesar que el volumen de almacenamiento con el que cuenta esta empresa es importante, el stock que tenían era muy escaso.

Claro, con un mínimo de producción, la demanda era satisfecha por lo poco que se fabricaba más un porcentaje de combustible almacenado. Por eso, todo se agotó en pocos días.

La preocupación de los estacioneros, que van también quedándose sin combustible para vender, es aprovisionarse como y donde puedan para sostener su actividad.

Y la de los camioneros es intentar reemplazar su trabajo por otro, cuestión aún más difícil.

El Sindicato de Camioneros de la Provincia de Santa Fe, por esta razón, se halla presente en el lugar y en estado de asamblea y alerta permanente, a consecuencia de esta situación.