Son una marca registrada, un símbolo que dice presente en cada una de las movilizaciones de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Alrededor del cuello, en la cabeza o atados a una mano, los pañuelos verdes ya hablan por sí solos. Y dicen mucho.

“Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”, es el lema que se lee en letras blancas sobre los pañuelos. El mensaje fue decidido en el plenario fundacional de la Campaña, en la ciudad de Córdoba, en mayo de 2005.

Ahora, ¿por qué un pañuelo y no otra cosa? Lo explica Marta Alanís, una de las referentes de la Campaña Nacional y titular de Católicas por el Derecho a Decidir: “Pensamos que el pañuelo fue un símbolo de las Madres de Plaza de Mayo. Y nos inspiró. Hace unos años fuimos a una Conferencia Internacional de la Mujer en Nueva York y decidimos llevar los pañuelos. Desde entonces quedaron definitivamente”.

El color verde tampoco fue casualidad. “La elección surgió incluso antes que la campaña, en un encuentro de mujeres en 2003, en Rosario. Llegamos a la conclusión de que el verde era un color no contaminado por los partidos políticos y que tenía fuerza. Lo solían usar los ecologistas, pero no invadían las calles en ese entonces”.

Si bien en un principio se pensó en el color lila, la balanza se inclinó a favor del verde en una charla telefónica. “Lo estábamos hablando con Susana Chiarotti, que tiene una ONG en Rosario que promueve los derechos de las mujeres, y terminamos eligiendo el verde. El lila representa el feminismo, pero ya había organizaciones que lo usaban y no queríamos tener ningún conflicto”.

Así fue cómo desde 2005 el pañuelo verde y el lema marcan la lucha de organizaciones de mujeres, legisladores, vecinos y campañas de todo el país. Sin ir más lejos, durante la presentación del proyecto sobre el aborto este martes, los diputados lucieron las insignias verdes dentro del Congreso y ante las cámaras. Afuera, cientos de activistas hicieron y hacen lo propio.