La Ciudad ratifica su apoyo a emprendedores santafesinos

El Gobierno de la Ciudad entregó este miércoles por la tarde 8 microcréditos y 2 recréditos a emprendedores locales por un monto superior a los $ 60 mil a partir de los que podrán adquirirse materias primas y herramientas. Los financiamientos se realizan a través del programa Banco Solidario, un sistema de microcréditos reintegrables destinados a impulsar emprendimientos individuales o grupales, capitalizando el conocimiento, las capacidades y habilidades de las personas beneficiarias.

El acto de entrega se desarrolló en la Sala de Intendencia del Norte –ubicada en corazón del Jardín Botánico- y fue encabezado por la secretaria de Desarrollo Estratégico y Resiliencia, Andrea Valsagna. En este contexto, explicó los alcances del Banco Solidario: “Esta iniciativa permite que muchos pequeños emprendedores accedan a su primer crédito. Es muy difícil para un emprendimiento contar con financiamiento y es muy necesario porque permite comprar insumos a un mejor costo o invertir en difusión y publicidad, u organizar mejor la presentación de los productos”, detalló.

Historias que entusiasman

Al hacer referencia a los emprendimientos que recibieron los aportes económicos, Andrea Valsagna señaló que “son todas historias que entusiasman y que nos llenan de energía porque son el ejemplo de una Ciudad que mira al futuro y puede seguir creciendo. Todos los casos son ejemplo de mucho esfuerzo, de gente que comenzó proyectos como hobby o para salir a veces de una situación traumática o de algún problema, o porque necesitaba de otros ingresos, y que hoy han transformado esas ideas en un emprendimiento, que es finalmente una pequeña empresa”, contó para luego agregar que “hoy los acompañamos y les entregamos sus créditos para que puedan avanzar este año”.

Asimismo, indicó que “son historias de gente que se entusiasma, que se animó, que puso todo su esfuerzo y que da un mensaje muy claro: si hay trabajo, si hay esfuerzo y si se capacitan, pueden crecer y pueden generar también oportunidades en la Ciudad”. Finalmente, Andrea Valsagna hizo mención al Club de Emprendedores, sosteniendo que el objetivo es que “ellos encuentren todos los accesos y posibilidades de acceder a financiamiento, por un lado, y a capacitación, que es una pata muy importante”.

De hobby a proyecto comercial

“El Rincón de Viki” es el proyecto con el que Silvia Dayú se dedica a la venta de plantas y de macetas pintadas de producción propia. Luego de recibir el aporte económico que le otorgó el Gobierno de la Ciudad, valoró que “es muy importante porque es un apoyo y un puntapié para más cosas, como publicidad y posicionamiento de marca, que es lo que a mí me interesa. La idea es que cuando la gente necesite un rosal vaya a mi casa, que sepa que estoy stockeada y que no les voy a decir que vengan dentro de 10 días. La idea es que todo sea original, diferente y artístico”.

Sobre los orígenes del emprendimiento, relató que “empezó como hobby, de forma permanente, pero lo hacía para mí y no con fines comerciales”. Fue así que compartió su experiencia en el Centro de Emprendedores de la Economía Social que gestiona el municipio junto a otras instituciones: “Llegó un momento en que tenía una producción muy grande y todo se fue dando solo, alguien me acercó al Centro de Emprendedores, hice cursos y participé de algunas ferias”.