Ni una menos

En diez años se produjeron 2.679 femicidios de mujeres y de niñas, según un informe de la Casa del Encuentro, que dirige Ada Rico. En el mismo período hubo 268 femicidios vinculados a hombres y niños.

De esas cifras sale el dato que permite afirmar que “cada 30 horas una mujer es asesinada en la Argentina”. Como resultado de estos casos, además, 3.378 hijas e hijos quedaron sin madre. En el 66% de los casos, son menores de 18 años.

“El femicidio es una de las formas más extremas de violencia hacia las mujeres, es el asesinato cometido por un hombre hacia una mujer a quien considera de su propiedad”, detalla en el informe la asociación civil.

En más del 62% de los casos, las víctimas fueron asesinadas por parejas o ex parejas, lo que marca el agravamiento por el vínculo para la Justicia. El 66% de las víctimas tenía entre 19 y 50 años. En más del 51% de los casos, fueron asesinadas en su propio hogar. Uno de cada cuatro homicidios se realizó con armas de fuego.

Buenos Aires es el lugar donde hubo más víctimas: 866, seguido de Santa Fe y Córdoba. Cuando se contrasta esa cifra con la cantidad de población, la tasa de femicidios por cada cien mil habitantes marca que la mayoría de los casos se produjeron en Santiago del Estero (12,58%) y Salta (12,51%), seguidos de Jujuy, Misiones y Santa Cruz.

Políticas. Con las cifras, el informe busca poner en evidencia la necesidad de contar con un presupuesto necesario para las políticas de género, estadísticas oficiales unificadas y completas, capacitaciones obligatorias en perspectiva de género en el Poder Judicial, Ministerio Publico y Ministerio de Defensa. También reclama la sanción a nivel nacional de la “Ley de Reparación económica para niñas, niños y adolescentes víctimas colaterales de Femicidio” con media sanción de Senado, mejor conocida como la ley Brisa.

Para completar las políticas para las mujeres, abogan por que se cumpla la “ley de Paridad de género en ámbitos de representación política”. Las propuestas incluyen una ley para que las personas denunciadas por violencia no accedan o no ejerzan cargos, la creación de Fueros Especializados en Violencia de Género en el ámbito de la Justicia y abogados especializados, además de una perspectiva de género en la oficina de Violencia Doméstica y en las comisarias de la mujer.

En el ámbito laboral, se busca la inclusión de una licencia por violencia de género y en educación, que se incorpore la violencia sexista en los programas de estudio.

El informe, realizado por el observatorio de femicidios “Adriana Marisel Zambrano”, fue coordinado por la Casa del Encuentro y realizado con el apoyo de la Defensoría del pueblo, la Fundación Avón y el ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.