Tras distintas acusaciones, el Gobierno convocó a la cúpula de la UIA

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Producción, Francisco Cabrera, que los había tratado de "llorones", recibirán a los industriales el lunes en Casa Rosada.

El ministro de producción Francisco Cabrera.

Primer acto: el ministro de Producción, Francisco Cabrera, les pide públicamente a los industriales que “dejen de llorar e inviertan y exporten”.

Segundo acto: el presidente Mauricio Macri felicita al funcionario durante la reunión de Gabinete y asegura que a los empresarios “(Guillermo) Moreno les rompió la cabeza”. ​

Segundo acto: el presidente Mauricio Macri felicita al funcionario durante la reunión de Gabinete y asegura que a los empresarios “(Guillermo) Moreno les rompió la cabeza”. ​

Tercer acto: Elisa Carrió se alegrá en Twitter por la detención del ex presidente de la UIA Juan Carlos Lascurain y afirma que algunos más deberían seguir su camino. ​

Cuarto acto: José Urtubey critica las “bravuconadas y descalificaciones” del Gobierno hacia la Unión Industrial Argentina.

El Gobierno ya decidió cuál será el quinto acto. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Producción, Francisco Cabrera, convocaron a una reunión al consejo directivo de la central industrial. El convite está programado para este lunes en Casa Rosada.

En el Ejecutivo hay malestar con los empresarios. Afirman que no están dispuestos a competir y no les perdonan la suba de precios de 2016, muy por encima de la devaluación.

La administración de Macri ya había abierto una discusión con algunos segmentos de la UIA, especialmente con los representantes de la industria textil y en las últimas semanas con los laboratorios farmacéuticos.

En 2016, el Gobierno había convocado a la UIA para la Mesa por la Producción y el Trabajo, en la que también se sentaban empresarios de otros sectores y sindicalistas. Finalmente, la CGT vació esa mesa y el Ejecutivo prefirió avanzar con discusiones sectoriales.

En la UIA hay malestar por la apertura de las importaciones en algunos segmentos donde no pueden ofrecer precios competitivos y por la intromisión estatal para controlar algunos precios. También sostienen que el dólar está atrasado.