Por tal motivo, se recomienda cerrar la llave de paso domiciliaria para evitar el ingreso de sedimentos al tanque de reserva; y antes de volver a abrirla, dejar correr el agua en la canilla de servicio (ubicada en el acceso al domicilio, previo a la subida del tanque) hasta que la misma salga incolora.

Recuerde que es obligación de todos los usuarios de agua potable, contar en su instalación domiciliaria con la canilla de servicio, llave de paso y tanque de reserva (ubicados en ese orden) para garantizar que el suministro se brinde de manera adecuada; y para evitar desabastecimientos u otros inconvenientes en casos de interrupciones en la provisión del vital elemento.

Contar con agua sana y segura todos los días del año es un privilegio que en muchos lugares no pueden tener; démosle al agua potable el valor que realmente tiene. Seamos responsables en su consumo y custodios del buen uso de un servicio que nos beneficia a todos.