Twitter anunció una nueva estrategia para luchar contra contenido ofensivo, insultos, manipulación y spam. En vez de aplicar filtros para eliminar mensajes, ahora la red quiere “fomentar un debate y unas conversaciones más saludables y un pensamiento crítico”.

Pero antes necesita saber hasta qué punto la red está “intoxicada”, y para descubrirlo ha pedido ayuda a sus usuarios. Hasta el 13 de abril se pueden enviar propuestas para cuantificar el nivel de intoxicación de la red. Twitter escogerá las mejores y financiará a los autores para que lleven a cabo la investigación.

Así lo anunció Twitter en su blog de noticias oficial, y el cofundador y director ejecutivo de la red, Jack Dorsey, lo compartió en su perfil. En un hilo de 13 mensajes Dorsey confesó que la estrategia seguida hasta ahora para acabar con el problema del contenido ofensivo no ha funcionado.

Los esfuerzos para filtrar mensajes de odio no han sido ni rápidos ni efectivos: “Hemos sido testigo de abusos, hostigamiento, ejércitos de trolls, manipulación derivada de la coordinación entre bots y humanos, campañas de desinformación”, admitió.

Además, Dorsey ha denunciado las críticas que han recibido mientras intentaban mejorar estos filtros: “hemos sido acusados de apatía, censura, parcialidad política y de optimizar de nuestro negocio en vez de preocuparnos por la sociedad”.

Por todo esto han decidido cambiar el enfoque y acabar con el contenido “tóxico” de otra forma. La nueva estrategia consiste en construir un marco de convivencia que permita mejorar la “salud, apertura y cortesía de las conversaciones públicas”.

En el último año, Twitter y otras redes como Facebook e Instagram han sido duramente criticadas por permitir (o no ser capaces de impedir) la actuación de bots, informaciones manipuladas, amenazas e insultos racistas, sexistas, antisemitas y dirigidos a muchos otros colectivos vulnerables.

Con este cambio de estrategia Dorsey vuelve a la base de Twitter, que se fundó para ser una plataforma abierta y protectora de la libertad de expresión. “Nos encantan los mensajes y conversaciones instantáneas, públicas y globales” y “estamos decididos a encontrar soluciones justas”, ha afirmado el director.