Una Italia antisistema, antieuro y antiinmigrante

Si se suman los resultados obtenidos por Movimiento Cinco Estrellas, Lega y Fratelli d’Italia, se llega casi al 55 por ciento de los votos. Los tres están a favor del cierre de Italia respecto de Europa y del mundo.

Luigi Di Maio lidera el Movimiento Cinco Estrellas, formación que fue la más votada el domingo.

Italia no logrará formar un gobierno rápidamente. Y esto era más o menos previsible dado los resultados de las elecciones del domingo donde ningún partido consiguió la mayoría. Pero lo que no se esperaba eran los importantes saltos, hacia atrás y hacia adelante, que dieron algunos partidos según muestran los datos oficiales de estas elecciones.

El partido más votado, en efecto, fue el Movimiento Cinco Estrellas (M5S), fundado por el cómico Beppe Grillo y hoy liderado por un joven de 31 años, Luigi Di Maio. El M5S pasó del 26% en las elecciones de 2013, al 33 por ciento ayer. Es decir tuvo un crecimiento de 7 puntos. “Hoy inicia la tercera República -dijo a los periodistas Di Maio que se candidatea como primer ministro- y será una república de los ciudadanos italianos. El de estas elecciones ha sido un resultado post-ideológico, que va más allá de los esquemas de derecha y de izquierda y que se refiere a los temas sin resolver que tiene la nación”.

La coalición más votada en cambio, fue la de centroderecha (Forza Italia de Silvio Berlusconi, la Lega y Fratelli’d’Italia), que pasó del 31% en 2013 al 37% ayer, es decir ganó seis puntos. Pero quien se lleva la corona dentro del centroderecha esta vez no es el ex premier Silvio Berlusconi sino la racista, antiinmigrantes y antieuropeísta Lega (ex Liga Norte) que de apenas un 4% en 2013 pasó a casi el 18% ganando 14 puntos. El líder de la Lega, Matteo Salvini, que durante toda la campaña electoral aseguró que él sería el próximo primer ministro, en rueda de prensa dijo ayer que su coalición es “la escuadra a la que le faltan menos números para tener la mayoría en el Parlamento” y que él y sus aliados trabajarán “para conseguir esa mayoría parlamentaria”. Pero también, como suele hacer, se lanzó contra Europa: “El euro fue y sigue siendo una elección equivocada”, dijo. Y refiriéndose a los dirigentes del Partido Democrático concluyó: “El voto ha castigado la arrogancia de Renzi y sus amigos”.

El secretario del PD Matteo Renzi, un personaje muy criticado dentro del PD y en principio la causa de importantes divisiones que tuvo el partido en estos añosb formalizó ayer su renuncia como secretario general. Algunos atribuyen a su accionar que el partido haya pasado del 27% en las elecciones de 2013 al 19% ahora, perdiendo 8 puntos. “Para nosotros ha sido una derrota clara y neta -dijo Renzi al presentar públicamente su renuncia en una rueda de prensa-. Hemos cometido errores pero al mismo tiempo estoy orgulloso de todo el trabajo que hemos hecho estos años. He pedido a la dirección que se convoque una asamblea y luego un congreso para elegir el nuevo secretario”.

La alianza de centroizquierda (PD, Más Europa y otros) consiguió el 23% de los votos mientras Libres e Iguales (formado por los ex PD) se llevó sólo un 3%.

En el total de las mesas electorales del exterior, según los datos oficiales, el PD mantuvo su porcentaje de 2013, es decir cercano al 27% de los votos, seguido del centroderecha con el 22% y de M5S con el 18%. En Argentina en particular, sin embargo, consiguieron colocarse primeros dos movimientos que se dicen liberales o centristas, el MAIE (Movimiento Asociativo de Italianos en el Exterior), fundado en Argentina en 2007, que consiguió en torno al 35% de los votos. Y USEI (Unión Sudamericana de Italianos Emigrantes) cuya base está en Argentina y Brasil y obtuvo en torno al 28%. Estas dos formaciones locales fueron seguidas por el PD con el 12%, la alianza de centro-derecha Berlusconi-Salvini y Meloni (la misma alianza de centroderecha de Italia) con el 8% y Libres e Iguales con el 5%. El M5S se colocó séptimo en esta clasificación en argentina con sólo el 4% de los votos.