Luisina Rodríguez . Foto de Facebook

Miguel, dueño de una mueblería sobre Avenida Facundo Zuviría al 4800, fue testigo del intento de robo a Luisina el sábado pasado, hecho que lamentablemente terminó con su vida.

El comerciante estaba bajando las rejas del local junto a su hijo cuando vieron que dos sujetos, “motochorros”, como los describió el propio testigo, se acercaron a Luisina.

“Uno se bajó de la moto y empezó a tironear la riñonera que llevaba la chica, ahí la desestabilizaron y sentimos el ruido de la cabeza contra el asfalto”.
Según contó Miguel, Luisina quedó inmóvil apenas cayó. “Era impresionante, el asfalto estaba caliente y no se movía”.

La ambulancia habría tardado unos 30 minutos aproximadamente, tiempo que el testigo calificó como “normal”.

Los delincuentes “eran dos pibes con gorra”.

Cuando la policía revisó las pertenencias de la joven muchacha, constataron que en su riñonera solo había “dos jugos en sobre y dos pesos”, contó el vendedor.
Miguel fue víctima de dos asaltos en su mueblería. La última vez, identificó al delincuente y la policía le preguntó ‘qué quería hacer’.

“No tienen que preguntarme, tienen que actuar”, expresó con indignación e impotencia.

Según comentaron los comerciantes de la zona, los sábados y domingos, es escasa la presencia de peatones y vehículos. Los comercios cierran sus puertas temprano o directamente no abren.

“Siempre andan pibes en moto dando vueltas y hacen lo que quieren La zona está muy liberada”, finalizó Miguel.

Cabe destacar que las seccionales de policía más cercanas, se encuentran a cinco y diez cuadras de donde ocurrió el grave episodio.