La medida de fuerza dictada por los gremios Amsafe y Sadop, que representan a los docentes de escuelas públicas y privadas, respectivamente, tienen un alto acatamiento en la región, a tal extremo que no hay clases en establecimiento educativo alguno.

Las escuelas privadas de San Lorenzo y Puerto San Martín están sin actividad. Ni siquiera el colegio Cristiano Redentor, cuyos docentes y dirección desoyó este tipo de convocatorias gremiales, tiene clases.

Sus autoridades argumentaron que la razón no obedece a ello, sino a otras: “Las clases tendrían que empezar hoy, pero a nivel edilicio no terminamos, así que el primario inicia el 8, y el secundario, el 12”, indicaron para explicar que por razones de mejoras en su edificio, las el inicio de clases se prorrogaron hasta el jueves. “No adherimos al paro”, ratificaron.