El joven de 23 años accidentado el pasado viernes en la planta de Purina continúa en estado “reservado”, según el último parte médico que recibieron este domingo sus familiares. Por el momento se recupera de la operación a la que fue sometido en el hospital José María Cullen tras sufrir un fuerte golpe en la cabeza.

El subdirector del Hospital Cullen, César Pauloni, informó a LT10 que al joven se le realizó una cirugía descompresiva en el cráneo por del diagnóstico de “aplastamiento y fractura de cráneo y contusión pulmonar”.

El operario se encuentra estable, recuperándose de la intervención, y se esperan respuestas neurológicas. Para Pauloni, todavía “es aventurado dar un pronóstico”. El joven sigue en coma y su estado es reservado.

En el parte médico que hicieron llegar a los trabajadores de la fábrica, detallaron además que el joven intentó sacarse el respirador, lo que indica una reacción y por tanto, una buena señal. “Las próximas 48 horas son claves”, expresó el comunicado.

Por su parte, los gremios impusieron medidas de fuerza durante el fin de semana. Según advirtieron, si la salud del joven empeora, se van a endurecer las medidas. El reclamo que llevan adelante es que se mejoren las condiciones de seguridad de los trabajadores en la planta.