La causa por homicidio de Joan Villegas (27) en General Alvear, Mendoza, y por la que está detenido el ex jugador de Argentinos Juniors Luciano Cabral (22) fue elevada, que empezará como máximo dentro de seis meses, si es que antes no hay un acuerdo para realizar un juicio abreviado.

Cabral, que al momento del asesinato jugaba en Atlético Paranaense de Brasil pero se encontraba de vacaciones en Mendoza, está imputado junto a su padre, José Cabral (43), su primo, Axel Olguín (19), y otro joven que en el momento del hecho tenía 17 años. El ex futbolista está con prisión preventiva desde febrero del año pasado.

El día del homicidio, el 1 de enero de 2017, la policía detuvo al padre de Cabral y allanó su casa. Allí encontraron unas zapatillas que comprometieron al jugador, ya que el ADN arrojó que había sangre de Villegas y del propio Cabral. Eso fue clave para que caiga su coartada: había dicho que al momento del crimer estaba durmiendo en su casa.