Luisina Rodríguez, una joven manicura de 32 años, andaba en su bicicleta por avenida Facundo Zuviría y Gutiérrez el sábado por la tarde cuando, al parecer, fue interceptada por dos personas en moto. Luisina cayó en el asfalto, y aún no está claro cómo se produjo el golpe en su cráneo que terminó siendo letal, pero sí que fue en un contexto de robo o de tentativa de robo.

El caso fue derivado a la fiscal Cristina Ferraro, que brindó detalles de la investigación esta mañana en una conferencia de prensa a los distintos medios. Por el momento, la línea investigativa que está siguiendo es la de “tentativa de robo”, por los datos aportados en el relato de los diferentes testigos, aunque “cualquier otra investigación no se descarta”.

Ferraro aseguró que durante el hecho, “los desconocidos se llevaron una mochila” de Luisina, dato importante para seguir reafirmando el motivo del incidente. “Se está haciendo un relevamiento en la zona, y se analizan cámaras de seguridad de la central de emergencias 911”, precisó la fiscal que indicó que esta es una “investigación diferente” que lleva más tiempo, y por esos motivos todavía no se pudo individualizar a las personas del hecho.

Además, se ordenó el secuestro de cámaras de seguridad de comercios y domicilios particulares que brinden imágenes para la investigación, y confirmó que si bien la autopsia ya fue realizada, aún no está terminado el informe que determinará en qué circunstancia fue el grave golpe que recibió en su cabeza.

La historia del joven que vivió una situación similar en el mismo lugar

La ciudad está conmocionada por la muerte de Luisina Rodríguez, la joven que iba en bicicleta el sábado por la tarde en Facundo Zuviría y Gutiérrez y, aparentemente, tras ser abordada por “motochorros” sufrió un golpe en la cabeza y murió.

Hace prácticamente una año y en el mismo lugar, Fernando Fernández podría haber corrido la misma suerte.

“Volvía a mi casa en bicicleta cuando me arrojaron medio ladrillo que me pegó en la espalda”, relató.

El objetivo de los dos hombres en moto que lo atacaron era robarle. “Me lastimaron pero no me caí y no me pudieron robar”, recordó Fernando. Los delincuentes “media cuadra más adelante se dieron vuelta a mirar si me había caído pero casi chocan ellos”.

El hecho ocurrió a metros de donde falleció Luisina alrededor de las 22 “cuando no había nadie en la calle”.