Comer bien trasciende la cuestión estética y cada vez existe un mayor consenso en torno a la importancia de llevar una alimentación saludable. En cambio, una dieta desequilibrada no sólo repercute a nivel físico, sino que también puede producir carencias específicas de vitaminas o minerales que se manifiestan mediante síntomas o sensaciones como apatía, desgano, irritabilidad, nerviosismo, cansancio y falta de atención.

Los expertos , destacan que la base de la Dieta de la Felicidad es incluir alimentos que contribuyan a la producción de endorfinas y serotonina, a través de productos provenientes de la naturaleza con el menor procesamiento posible.

En este sentido, para lograr un resultado favorable en el plano emocional, se debe incrementar la ingesta de los siguientes alimentos: pescado azul (atún, salmón, caballa, sardinas y anchoas), vegetales, frutas, carnes y huevos, y cereales integrales, avena y lácteos.

Como contrapartida, los nutricionistas recomiendan evitar las harinas refinadas, porque ocasionan aumentos bruscos de serotonina seguidos de bajones inmediatos y esto se traduce en el organismo como alteraciones del ánimo y nerviosismo. Por el contrario, consumir hidratos de carbono de absorción lenta como cereales integrales o banana, favorece la producción y sostenimiento de los niveles de serotonina.

Se deben elegir alimentos ricos en triptófano, un aminoácido que el cuerpo no fabrica por sí mismo, por lo cual hay que ingerirlo, ya que ayuda a generar la serotonina.

En este grupo se encuentran el pollo, pavo, quesos, pescados, huevos, tofu (queso de soja), semillas de sésamo, zapallo, almendras, maní, cereales integrales, legumbres, ají, espinaca, leche y soja. En tanto, entre los alimentos ricos en magnesio se destacan la banana -contiene una cantidad extra de triptófanoque ayuda a sintetizar serotonina y potencia la sensación de bienestar-, nueces, legumbres, verduras y germen de trigo. Asimismo, hay otros productos que causan sensación placentera como el chocolate negro, que proporciona teobromina, una sustancia que activa los neurotrasmisores relacionados con el placer. Todos estos alimentos son considerados antidepresivos naturales, dado que promueven el aumento de la serotonina.